Atentados dejan 21 muertos Irak

BAGDAD (AP).- Al menos 21 personas murieron y 73 resultaron heridas el domingo tras cuatro atentados suicidas en Tikrit y Bagdad, indicó la policía. Un vehículo cargado de explosivos fue conducido hacia una multitud de personas reunidas frente a una popular heladería en el distrito al-Shula _de mayoría chiíta_ del oeste de la capital, dijo el mayor de policía Musa Abdul Karim. Minutos después, mientras la policía y los habitantes se apresuraban a auxiliar a los heridos, un segundo automóvil se estrelló contra la multitud, agregó.

El ejército estadounidense indicó que había recibido informes de que habían detonado al menos uno y tal vez dos coches-bomba estacionados cerca de un cuartel de policía iraquí en el oeste de Bagdad, provocando unas 30 muertes, pero no tenía más información.

La policía y las fuerzas estadounidenses acordonaron el área. En el suelo había cristales destrozados, charcos de sangre y trozos de carne humana.

Las autoridades del hospital de al-Shulá dijeron que habían recibido 15 cadáveres y 32 heridos, aunque indicaron que otras víctimas fueron trasladadas a otros hospitales.

Por otro lado, otro coche-bomba explotó el domingo frente a una academia policial en Tikrit _la ciudad de Saddam Hussein_ y algunos minutos después detonó otro antes de que llegaran las autoridades, matando a por lo menos seis iraquíes y lesionando a 33, dijeron funcionarios.

El ataque de los insurgentes en Tikrit, cuidadosamente coordinado, ocurrió mientras reclutas de la academia planeaban viajar a Jordania para entrenarse, dijo el teniente policial Shalan Alaui.

La policía impuso un toque de queda en la ciudad. Mohammed Ayash, médico del hospital general de Tikrit, manifestó que cuatro agentes de seguridad y dos civiles murieron en el ataque y otras 33 personas resultaron heridas, la mayoría de ellas policías.

Tikrit está ubicada a unos 129 kilómetros al norte de Bagdad.

En otros acontecimientos, tres insurgentes murieron al explotar una bomba que intentaban colocar en una carretera de la población de Mahawil, al sur de la capital, indicó la policía de la vecina localidad de Hilla.

En el área de Bagdad, los insurgentes atacaron varios convoys militares estadounidenses. En una de las embestidas, una bomba colocada en una carretera alcanzó a una caravana de vehículos en el este, causando víctimas, dijo un militar de Estados Unidos, sin aportar otros detalles.

La policía iraquí expresó que dos soldados estadounidenses fallecieron en el ataque y dos civiles iraquíes resultaron heridos.

Además, el ejército anunció que un marinero murió el sábado cuando la caravana de vehículos en la que se desplazaba fue alcanzada por una bomba en Faluya, a unos 64 kilómetros al oeste de Bagdad.

Hasta el sábado, al menos 1.566 miembros del ejército estadounidense habían muerto desde que comenzó la guerra en marzo del 2003, de acuerdo con un conteo de la AP.

Los militares dijeron que otro artefacto explosivo detonó cerca de una patrulla estadounidense en el oeste de Bagdad, pero nadie resultó herido.

Otra bomba colocada en una carretera explotó cerca de un convoy en el área de Abu Ghraib, al oeste de Bagdad, señaló un testigo. Sin embargo, el ejército no lo confirmó.

Por otra parte, las fuerzas estadounidenses dijeron el domingo que arrestaron a otras cuatro personas que habrían participado en el operativo para derribar a un helicóptero civil la semana pasada, aumentando la cantidad de detenidos a 10.

Soldados estadounidenses que trabajaban con sus pares iraquíes detuvieron a los sospechosos en las últimas 24 horas, indicó un comunicado del ejército. No aportó otros detalles.

Civiles iraquíes ayudaron a las fuerzas norteamericanas a localizar a los primeros seis sospechosos, que fueron capturados el sábado temprano, dijeron los militares.

El helicóptero se trasladaba desde Bagdad a Tikrit y fue derribado a unos 20 kilómetros al norte de la capital el jueves. Entre los muertos había seis guardaespaldas estadounidenses, tres tripulantes búlgaros y dos guardias de seguridad de Fiji.

Las fuerzas de seguridad detuvieron a otros 16 sospechosos en el área de Bagdad en las últimas 24 horas.

La mayoría chiíta iraquí se ha convertido en un objetivo frecuente de los insurgentes encabezados por los suníes.