Atlético recupera el golpeo de Koke, el gol de estrategia y las sensaciones

koke

Madrid. La victoria por 2-0 ante el Getafe supuso el reencuentro del Atlético de Madrid con el triunfo en la Liga, el preciso golpeo de Koke Resurrección, la eficacia de las jugadas de estrategia, el gol de los delanteros y las sensaciones en la carrera por la tercera posición del campeonato, aún a un punto de distancia.

Después de tres empates consecutivos y de perder nueve puntos en las anteriores cinco jornadas, el conjunto rojiblanco certificó su reacción más allá del marcador en una semana de triunfos, el que consiguió en la tanda de penaltis en la Liga de Campeones ante el Bayer Leverkusen y el que selló este sábado contra el Getafe.

“Ganamos en Liga y Liga de Campeones y eso da tranquilidad para afrontar estos quince días”, destacó el entrenador Diego Simeone, después de dos encuentros que devuelven la línea ascendente al conjunto rojiblanco, superado un tramo irregular, y que transforman en buenos resultados su reafirmación en muchos aspectos del juego.

En la intensidad, ya apuntada en el primer tiempo frente al Valencia, hace dos jornadas, o en el segundo contra el Espanyol, el pasado sábado; ya demostrada el martes en competición europea, cuando se impuso en casi todas las segundas jugadas, y corroborada con un partido que dominó de principio a fin frente al Getafe.

En la firmeza defensiva, con ningún gol en contra en sus últimos tres encuentros oficiales y apenas tres disparos a su portería en cuatro horas de juego; en el fútbol, como el que desbordó al Getafe en los primeros 20 minutos; en ocasiones y en el remate, con su primer triunfo por más de un tanto en los seis partidos recientes.

Desde el 3-0 al Almería en el Vicente Calderón, el pasado 21 de febrero, no había marcado más de un gol en los cinco encuentros posteriores. Ni frente al Sevilla (0-0) ni contra el Valencia (1-1) ni en el doble enfrentamiento con el Bayer Leverkusen, con una derrota y un triunfo por 1-0, ni la pasada jornada ante el Espanyol.

Los dos goles de este sábado, además, llegaron de estrategia, la productiva ‘fábrica’ de puntos del Atlético durante la pasada campaña y el primer tramo de ésta, recuperada en un momento clave del curso desde el ‘guante’ de Koke y su preciso golpeo, ya con once pases a balón parado que terminaron con goles.

En los últimos quince encuentros, el conjunto rojiblanco no había marcado de acción de estrategia con remate directo; ningún gol de esa fórmula desde que el uruguayo José María Giménez conectó un cabezazo imparable en el encuentro de ida de los octavos de final de la Copa del Rey ante el Real Madrid, el pasado 7 de enero. Hasta este sábado, con dos goles con incidencia directa del balón parado, además de múltiples ocasiones.

El primero, en el minuto 3, con centro de Koke y testarazo de Fernando Torres; el segundo, en el 43, con envío del canterano, continuación de cabeza del mexicano Raúl Jiménez y remate en el segundo palo del portugués Tiago Mendes. “Volvimos a hacerlo bien a balón parado.

Me puso contento el gol de Fernando Torres y Raúl Jimenez lo hizo muy bien en el primer palo en el segundo.

Eso habla de que el balón parado sigue vigente y que seguimos con ese arma”, resaltó Simeone al término del partido, el reencuentro con el gol también de la delantera del Atlético.

Habían pasado 545 minutos -cinco partidos y medio, incluida la prórroga frente al Bayer Leverkusen- sin goles de los atacantes del equipo rojiblanco, desde el 3-0 del francés Antoine Griezmann en el minuto 28 contra el Almería hasta el 1-0 de Fernando Torres en el 3 ante el Getafe.

Entre medias, sólo marcaron Koke y Mario Suárez. Confiaba Simeone en la ‘reaparición’ de sus goleadores en el partido frente al Getafe, en un momento “determinante” de la temporada, con el conjunto rojiblanco reactivado con dos victorias consecutivas en una semana y con dos frentes abiertos- la lucha por el tercer puesto en la Liga y los cuartos de la Liga de Campeones.