Aumenta constipación en los niños

http://hoy.com.do/image/article/59/460x390/0/73A78BEF-C145-43EA-8659-CA92A3571349.jpeg

POR CECILIA CODDOU
Se calcula que más del 25% de las consultas a los gastroenterólogos infantiles son por constipación. Ello se debería, en gran medida, a que los niños consumen poca fibra, no toman mucho líquido y están sometidos a estrés.

El doctor Julio Espinoza explica que la dificultad para emitir deposiciones es un problema crónico que puede ser de tipo patológico, por ejemplo, causado por una malformación, o funcional, producido por malos hábitos que deben ser tratados a tiempo.

El especialista comenta que esta situación se presenta incluso en lactantes. “En gran medida se debe a una hipoalimentación, es decir, el niño recibe poca leche materna y eso provoca la constipación que viene aparejada de dolor abdominal, meteorismo y, lo más importante, falta de deseo de comer”, plantea.

El doctor Espinoza agrega que las madres deben consultar al especialista antes de adoptar cualquier medida terapéutica, como aplicar supositorios de glicerina o dar algún fármaco al menor. “Cuando se trata de un lactante mal alimentado, hay que enseñar a la madre la manera adecuada de darle comida y la cantidad de líquido que debe suministrarle, si corresponde. Asimismo, es conveniente analizar si en la familia hay antecedentes del problema, ya que se ha detectado que el 50% de los niños constipados tiene un familiar afectado”, dice.

El especialista agrega que si se trata de un niño mayor de seis meses se recomienda adicionar fibra a la dieta y evitar los antiespasmódicos, que muchas veces se aplican para controlar dolores abdominales, ya que este fármaco relaja el intestino, favoreciendo la dificultad del menor para ir al baño.

A medida que pasa el tiempo hay otros problemas que se adicionan a la dieta pobre en fibra, uno de ellos es el estrés. “Podemos causar problemas sicológicos en los niños si los obligamos a controlar el esfínter antes de tiempo. A los dos años es una edad apropiada, pero cada menor es distinto y por eso no hay que presionarlos, porque los intentos fallidos pueden provocarles traumas”, advierte el doctor Espinoza.

El gastroenterólogo infantil plantea que hay que crear las condiciones ideales para que el niño vaya al baño y avise a tiempo. “Es importante que tenga estabilidad, es decir, que esté cómodo. Una bacinilla muy pequeña puede ser poco confortable y el baño de adultos tiende a provocarles temor, ya que piensan que se caerán al inodoro. También es bueno acompañarlos a esta edad, explicarles que es un proceso natural, no retarlos o apurarlos y ofrecerles estímulos positivos cuando logran metas”, comenta.

Una vez que los niños crecen los problemas pueden acrecentarse, sobre todo entre menores muy tímidos que no se atreven a ir a baños fuera del hogar o que están sometidos a las burlas de sus compañeros. Hay que recordar que en algunos casos los pequeños que tienen constipación tienden a ensuciar su ropa interior porque la zona anal queda distendida.

También pueden tener fisuras en el recto producto del esfuerzo desmedido al momento de defecar, lo que a veces va acompañado de sangramiento. Estos menores, eventualmente, podrían sufrir de hemorroides.

“El médico puede recetar cremas con corticoides que ayudan a cicatrizar la zona afectada y sustancias que estimulan el intestino. Pero, lo más importante, es que si se trata de problemas funcionales hay que cambiar los hábitos del niño, eso se logra entrenándolo y dándole apoyo permanente”, plantea.

El médico agrega que hay que buscar los momentos más adecuados para que ocurran los eventos fisiológicos. En ese sentido, aprender a tener un horario para ir al baño es fundamental no sólo para el niño sino también para los adultos.

“Lo importar es evitar a toda costa que los niños no vayan al baño con regularidad. Al parecer el cuerpo se acostumbra a este régimen, lo que les permite defecar con una frecuencia que le es propia a cada uno. Si los hábitos son buenos, desde que las personas son pequeñas su vida futura será más sana y así evitaremos que la gente se automedique ingiriendo todo tipo de laxantes que irritan el intestino”, comenta.