Aumenta presión  en mercado de bonos cubiertos de   EEUU

http://hoy.com.do/image/article/476/460x390/0/E9DE00D3-F1E0-4A63-AA21-D10F435E0279.jpeg

Nicole Bullock y David Oakley 
New York y   Londres

 Los legisladores de Estados Unidos y los expertos del mercado de bonos argumentaron en una audiencia congresual el establecimiento de un mercado de bonos cubiertos, el aumento de liquidez en los mercados de crédito, además de que se provea ayuda para la reactivación de los préstamos hipotecarios.

La presión para poder lanzar este mercado en E.U. tiene lugar justo cuando estos valores gozan de un renacimiento en Europa, y cuando la aseguración queda paralizada en E.U. Los préstamos de viviendas en Estados Unidos este año  han sido casi exclusivamente hipotecas que conforman estándares para las entidades patrocinadas por el Gobierno, Fannie Mae y Freddie Mac, que ahora están bajo la tutela del Gobierno.

 “Cuando los mercados crediticios están todavía experimentando demasiada dificultad y nuestras instituciones financieras son lentas en reabrir el crédito para una amplia franja de americanos, debemos considerar nuevas e innovadoras alternativas para poder incrementar la liquidez y restaurar la confianza”, dijo Scott Garrett de la Cámara de Representantes.

Los bonos cubiertos son deudas emitidas en su mayoría por bancos y están asegurados por un grupo de préstamos. A diferencia de una aseguración tradicional, los prestamistas originales todavía poseen los préstamos subyacentes.

En el “boom” del crédito los bancos estuvieron dispuestos a reagrupar los préstamos y rápidamente sacarlos de sus libros, un escenario que muchos creen que es una aseguración riesgosa.

Si llegaran a fracasar los préstamos en el grupo de bonos cubiertos, los tenedores de bonos tienen que recurrir al banco, mientras ellos tengan reclamo para los préstamos subyacentes aunque el banco se vuelva insolvente.

Sin embargo, una crítica por parte de los inversionistas es que los bonos cubiertos consumen garantía que estaría disponible para apoyar los bonos no cubiertos o subordinados.

En el mes de mayo, el Banco Central Europeo anunció planes para comprar 60 millardos de euros (US$87 millardos) en bonos cubiertos. La emisión de bonos cubiertos europeos desde entonces se ha incrementado por €127 millardos de euros, hasta cerca de un 40 por ciento durante el mismo periodo del 2008, dijo Dealogic.

Zoom

Bonos cubiertos

Los bonos cubiertos, que por muchos años han sido comunes en Europa, han sido difíciles en Estados Unidos debido a la falta de un marco legislativo para codificar su procedimiento en caso de que el banco emisor fuera a volverse insolvente y a ser apoderados por la Corporación Federal de Seguros de Depósitos, cuyo mandato es proteger a los depositantes.

Scott Garrett, de la Cámara de Representantes, ha propuesto una legislación para clarificar la primera reclamación de los tenedores de bonos sobre los préstamos que aseguren los bonos cubiertos, con el fin de propagar los tipos de préstamos que puedan ser incluidos en el grupo, aún más allá de los préstamos residenciales, además de poder incluir la afectada área de préstamos hipotecarios comerciales, así como también de autos, pequeñas empresas y del sector público. También daría autoridad regulativa a la Tesorería de Estados Unidos.

Es enorme  deuda  será refinanciada en el año 2010

La vista corta

Aline van Duyn

La tasa de quiebras corporativas parece haber llegado a su punto más alto. En el momento, ¿son cosa del pasado las reuniones entre los tenedores de bonos y los acreedores en las cortes de quiebra?  La respuesta es no. Sin embargo, la escala total de las bancarrotas previstas no hace mucho tiempo  se ha retirado.

Después de la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008, la quiebra más grande en la historia de E.U., se volvió casi imposible para cualquier compañía que tuviera una gran deuda. La inhabilidad de refinanciar la deuda, y las expectativas de desminución del crecimiento alrededor del mundo, condujo a la gente a creer que las quiebras aumentarían a niveles nunca antes vistos, dejando a los inversionistas de fondos de pensiones y hasta de fondos de protección, atendiendo enormes pérdidas. 

Moody’s dice que una medición de 12 meses de quiebras globales que es ampliamente vigilada alcanzó un 12.7% en noviembre, por encima de un 3.2% observado un año antes. Muchos pronosticadores, incluyendo a Moody’s, esperan que la tasa disminuya dramáticamente el año próximo.

Las mejorías reflejan dos factores. Primero, las economías se han reincorporado a programas de acciones y estímulos  que implican que las compañías tienen más dinero para pagar deudas. Segundo, la cantidad de deuda que necesita refinanciamiento el próximo año es enorme.

Claman por el aumento en las deudas malas

Henny Sender y Jennifer Hughes 

New York y Londres

Los inversionistas están empujando en ascenso, los precios de los valores aún más afectados, asegurando que la deuda, previamente clasificada como mala, está desapareciendo de los mercados financieros de Estados Unidos.

La intensa demanda por los valores de alto rendimiento en el ambiente de bajas tasas de interés es parte de una tendencia global que ayuda a las compañías que son pobremente clasificadas a que exploten los mercados de bonos. Pero esto también aumenta las preocupaciones acerca de un retorno al pánico sustentado por la deuda que causó la crisis crediticia.

Definida como bonos que se comercian a menos de 50 centavos de dólar, la deuda mala ahora asciende a un 1.1% del mercado de alto rendimiento de E.U.,  o a $8.9 millardos en valores, por debajo de un 27.5%, o $202 millardos en bonos hace un año atrás, de acuerdo a la data de JPMorgan.

La demanda de inversión para los papeles comerciales de baja clasificación ha impulsado los precios de los bonos durante este año, reduciendo los costos de los préstamos para los emisores que son pobremente clasificados, hasta justo por debajo de un 10% y haciendo que el mercado sea asequible para muchas más compañías.

El mes pasado, los papeles clasificados triple C formaron una quinta parte de la emisión de alto rendimiento de E.U., por encima de un 11% en septiembre y un 4% antes de eso.  La nueva emisión de bonos de baja clasificación está en un alza de tres años de $151 millardos, de acuerdo a las informaciones provistas por Thomson Reuters. La emisión europea, de $35 millardos, está cerca de llegar a un récord.

La demanda por los bonos de baja clasificación está inquietando el debate acerca de si los inversionistas están actuando sabiamente o acumulándolos, debido a los bajos retornos que se observan por cualquier parte. Con la Reserva Federal manteniendo su tasa cerca de cero, el rendimiento de la Tesorería a dos años está a menos de un 1%.  Tim Donohue, director de gestión para los mercados de alto rendimiento en JPMorgan, dijo: “El gobierno está manteniendo las tasas de interés, y el efectivo está persiguiendo una de las pocas clases de activos que todavía ofrezca un rendimiento saludable”.

Este año, los bonos de E.U. clasificados B han entregado a un total de retornos de 48%, de acuerdo a los índices de Bank of America y Merrill Lynch. Los bonos europeos clasificados B han retornado un 80%. Este se compara con el 26% para el S&P 500.  Los precios para la deuda más riesgosa han catalogado el mayor rebote, con bonos clasificados triple C retornando por más de un 100%.

Howard Marks, presidente de Oaktree Capital Management, dijo sobre el mercado de bonos de alto rendimiento: “Hemos visto los mayores retornos en la historia”. Pero algunos participantes temen que la recuperación se haya sobre calentado. Los rendimientos sobre los bonos de baja clasificación de E.U. han caído desde un 20% hasta casi un 9%, aún cuando el número de compañías que han quebrado este año han alcanzado un número récord.

Boaz Weinstein, quien anteriormente estuvo en el despacho de comercio de crédito global en el Deutsche Bank, y es fundador de Saba Capital, un fondo de protección, dijo: “El riesgo versus el retorno ya no sigue siendo tan atractivo”.

Weinstein, quien ha reducido sus largas posiciones, disiente las condiciones de hoy con las de seis meses atrás, cuando “hubo impetuosas dislocaciones y poca diferenciación” entre las compañías que posibilitaron que los inversionistas de bonos de baja clasificación obtuvieran ganancias fáciles.

Las claves

1.  Precio valores

Los inversionistas están empujando en ascenso, los precios de los valores aún más afectados.

2.  Emisión

La nueva emisión de bonos de baja clasificación está en un alza de tres años de $151 millardos, según   Thomson Reuters.

3.  Precios

Precios  deuda más riesgosa han catalogado el mayor rebote.

VERSIÓN AL ESPAÑOL DE  ROSANNA CAPELLA