Aumentan asaltos en área cubierta por dos destacamentos de Policía

http://hoy.com.do/image/article/302/460x390/0/A2A81C13-EC4E-406A-9E36-6DA544A3CA1C.jpeg

POR JUAN M. RAMIREZ
Más de 50 comerciantes, iglesias y ciudadanos de Villa Mella han sido asaltados y atracados en lo que va de año en un radio de cinco kilómetros, desde La Rotonda hasta Punta, a pesar de que hay dos destacamentos policiales.

En una asamblea celebrada en la tarde de ayer, en la Plaza Campesina, algunas de las víctimas dijeron además que varias personas han sido asesinadas por los delincuentes en su afán de despojarlos de sus pertenencias, muchas veces a plena luz del día.

Mostraron su preocupación ante el auge que ha tomado la delincuencia,  dijeron que han observado la complicidad de los agentes en los destacamentos en la zona, quienes muestran poco interés por atacar los malhechores..

Rafael Paz, Ana Iris Vázquez  de Jiménez, sacerdote Juan Reyes Fabián y Guillermo Jiménez, quienes encabezaron la mesa de honor en la asamblea, manifestaron que la delincuencia y la drogadicción se “dispararon” en la zona luego de la implementación del programa “Barrio Seguro” en la zona Norte del Distrito Nacional.

Exigieron al Jefe de la Policía Nacional, teniente general Bernardo Santana Páez, llevar Barrio Seguro a la zona y cambiar las dotaciones policiales de Villa Mella tras sospechar que son amigos de los delincuentes.

El sacerdote Reyes Fabián, de la parroquia Espíritu Santos, y Guillermo Jiménez, de la Confraternidad de Pastores Evangélicos de Villa Mella, señalaron que las feligresías temen acudir a los templos por temor a ser asaltadas.

El padre Reyes Fabián, informó que la parroquia Espíritu Santos ha sido profanada en dos ocasiones en lo que va de año, sin que los delincuentes hayan sido apresados.

En cambio, Jiménez dijo que ha sido víctima de asaltos en su hogar en dos ocasiones, por lo que se vio obligado a abandonar la casa y mudarse a su negocio, la Plaza Higuero.

“Anoche, sencillamente mientras hablábamos aquí estaban atracando a una profesora, frente al liceo secundario Ramón Matías Mella, por lo que o nos unimos o nos lleva quien no nos trajo aquí”, expuso Rafael Paz.

Advirtió que si el jefe de la PN, el secretario de Interior y Polic_ía y la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) no hacen caso al llamado, la comunidad tendrá que buscar sus propios mecanismos para defenderse.

Sostuvo que desde los sectores ubicados a lo largo de la carretera Villa Mella Punta, Carlos Alvarez, Vista Bella, La 28, Remanso, Villa Martina, San Felipe hasta Punta, no se puede vivir.

Precisó que luego de la implementación de Barrio Seguro en la capital los delincuentes y consumidores de drogas se refugiaron en los barrios Carlos Alvarez, Mata Gorda, La 28, Los Solares y Punta, de donde salen a cometer sus fechorías.

Paz señaló que el pasado martes fue muerto de un balazo Ernesto Vásquez, de 62 años, de la Arenera Vásquez, como a las cuatro de la tarde, ante la mirada indiferente de un teniente de la PN que se tomaba un jugo en el frente, situación que ha motivado a la gente a pensar que hay confabulación.

A pesar de la cercanía del teniente de la PN con el hecho, los comerciantes no tienen noticias de que hayan perseguido ni apresado a nadie, lo que mantiene indignado al sector.

Otro que ha sido víctima de asaltos es el centro comercial Liverpool, propiedad de Ramón Pérez. Hace poco tiempo asaltaron con pistola a uno de sus hijos y les llevaron más de un millón de pesos, resultado de las ventas de un fin de semana.

Informó que el asalto fue perpetrado con delincuentes vestidos con ropa de los llamados policías Lince que andaban en una motocicleta, con edades de entre 25 a 30 años.

Como éste, ayer se sucedieron decenas de testimonios, tanto de comerciantes, religiosos, y ciudadanos, quienes han sido vìctimas de una fuerte actividad delincuencial que azota la zona.

Entre los comercios asaltados figuran además, Max Hierro, Comercial Rivera, Surtidora Villa Mella, Ferretería La Dominicana, Oasis Carwash, Luis Garaje, Surtidora Capitán, entre  otras.