Aumentan casos de niños quemados

POR ANSELMO SILVERIO
SANTIAGO.-
Los casos de quemaduras en menores entre cinco meses y tres años se incrementaron en un 50 por ciento cuando en el  mes de junio la Unidad de Quemados del hospital infantil Arturo Grullón recibió a 42 menores con quemaduras. La mayor parte de las quemaduras en niños se registran por escaldaduras  o líquidos calientes, seguidas por contactos eléctricos y con objetos calientes dejados en lugares inapropiados de las casas, dijo el doctor Julio César Marte Simé, director de la Unidad de Quemados.

Indicó que el centro fue abierto el 3l de mayo y que el 30 de junio pasado habían ingresados 42 menores, de los cuales 21 requirieron internamiento y el resto fue despachado para ser tratado ambulatoriamente.

Informó que de esta cantidad 23 fueron de sexo masculino y 9 de sexo femenino. La edad promedio osciló entre cinco meses a tres años.

El especialista dijo que el 85 por ciento de los niños que se queman en el hogar se debe a manejo inadecuado de los líquidos calientes, como agua, café, chocolate y leche, lo que demuestra que el 90 por ciento de las quemaduras se pueden evitar.

La mayor cantidad de pacientes quemados llega de las zonas rurales y de estado socioeconómico muy bajo.

Cita, además, el hacinamiento, el poco conocimiento educativo y cultural como factores potenciales que causan las quemaduras en los menores.

Además, entre el grupo de quemados hay menores que le fueron con lesiones con ácido y parafina, por lo que el doctor Marte Simé indica que todos estos datos demuestran que “estamos acordes con los índices universales”.

Dijo que en el tratamiento de pacientes quemados es sumamente costoso, pero “hemos implementado un plan de estrictas medidas que no solo incluye el manejo integral, sino que incluye también los aspectos administrativos y gerenciales”.

Precisó que el cuidado crítico quirúrgico de pacientes quemados lo realiza un grupo interactivo multidisciplinario que ha demostrado que ese tipo de manejo constituye el método más eficaz y menos caro para el tratamiento de lesiones mayores por quemaduras.

El director de la Unidad de Quemados del centro hospitalario dijo que para hacer este trabajo cuentan con equipos, el personal, la voluntad y la disciplina de todos los que “laboramos en él para tratar de devolver la estabilidad de los pacientes”.

Esta área cuenta con un equipo con especialidades sobre cirugía plástica, cirugía general, traumatología, anestesiología, pediatría, nutricionista, enfermería, infectología, psicología y fisiatría.

“En esta unidad no existen genios, sencillamente lo que hemos hecho es ofertar un servicio con calidad, dignidad y confort impulsado por la vocación y el deseo de servir a los demás, y ni decir, de la humanización al ejecutarlo”, dijo Marte Simé.

Explicó  que antes un paciente con un 30 a 40 por ciento de superficie corporal quemada estaba condenado a la muerte, pero debido al avance de los conocimientos médicos y paramédicos, el manejo de los líquidos, el amplio conocimiento en la fisiopatología de estas lesiones y el gran dominio en el campo de la antibioticoterapia, anestesia y nutrición, como también de las técnicas quirúrgicas, han revolucionado el tratamiento de estos enfermos y se logran salvar y recuperar.