Aumentan costos operativos de Edes

http://hoy.com.do/image/article/32/460x390/0/42D57D57-6C24-4190-B3FC-F87958BF641C.jpeg

POR MARIO MENDEZ
Un estudio preparado por el consultor energético Hipólito Núñez revela que las pérdidas de las empresas distribuidoras Edenorte y Edesur sobre facturación aumentaron de 30 por ciento en marzo del 2003 a 43 por ciento en agosto del 2004.

Sin embargo, el nivel de agosto, refleja una disminución con relación al de marzo del 2004, cuando las pérdidas alcanzaron el 47 por ciento.

Asimismo, estudia plantea que las pérdidas de Edenorte y Edesur sobre la energía comprada, se incrementaron de 50 por ciento en marzo del 2003 a 61 por ciento en agosto del 2004.

Por el contrario, en este caso el nivel de agosto refleja un aumento de las pérdidas con relación al nivel de marzo del 2004, cuando las pérdidas alcanzaron un 57 por ciento.

“Como se puede apreciar en los resultados, las pérdidas en las ventas de energía para ambas distribuidoras consolidadas, se han incrementado de un 30 por ciento a un 43 por ciento. Asimismo, las pérdidas en el cobro en unidades físicas (Gwh) de esta energía se incrementaron del 50 por ciento al 61 por ciento, es decir, que actualmente, del 100 por ciento de la energía comprada, a penas se lograr cobrar el 39 por ciento. La situación es más preocupante en DisNorte donde se pierde el 64 por ciento de la energía comprada”, señala el estudio.

Para enfrentar el problema de gestión en el cobro, el estudio propone repartir la distribución entre siete compañías privadas.

El estudio rechaza los intentos de reintegración del negocio de la distribución en una sola empresa y por el contrario favorece la creación de múltiples empresas más pequeñas y manejables, “porque desde una única empresa distribuidora se trazan políticas de gestión generales que no son aplicables en los distintos mercados en los que está compuesto territorialmente nuestro país”.

Se propone dividir Edenorte en tres compañías, Edesur en dos y EdeEste en dos.

“Conjuntamente con esta segmentación, se propone la creación de nuevos sectores de comercialización y distribución bajo la dependencia de dichas empresas y la instalación de nuevas oficinas comerciales y puntos expresos para facilitar el acercamiento entre el cliente y la empresa, ya que actualmente, en varias comunidades pertenecientes a DisNorte, los clientes

tienen que recorrer decenas de kilómetros para poder entrar en contacto con la empresa”.

En cuanto a los costos operativos, el estudio plantea que, tras la reestatización se incrementaron en un 102 por ciento, “al pasar de 94 a 190 millones de pesos sin realizar inversiones, y prácticamente se ha duplicado la planilla de recursos humanos, al pasar de 1,762 a 3,262 empleados”.