Aunque alza tasas en EU afectará a RD, creen que efectos serán moderados

e1

República Dominicana tendrá un impacto moderado en los efectos del aumento de las tasas de interés de los bonos del Tesoro de Estados Unidos, contrario a otros países de América Latina.

De acuerdo a los economistas Nassim Alemany, Jacqueline Mora y Jaime Aristy Escuder, los efectos para el país serían moderados en el corto plazo. Los tres economistas coinciden en destacar que el incremento de tasas en Estados Unidos tiene incidencias en un incremento en las tasas de financiamiento de República Dominicana en el exterior, en la tasas de interés de los instrumentos financieros y en la tasa de cambio.

Mora explica que el incremento de tasas en Estados Unidos es una buena noticia y a la vez una señal de alerta. Por un lado el incremento de tasas es una señal de que la economía americana se está recuperando, y por ende, mejores perspectivas para el turismo y las remesas.

Sin embargo, indicó que esto incrementa el costo de endeudamiento del Gobierno, ya que gran parte del financiamiento del déficit es vía la emisión de bonos externos. “Estos aumentos de tasa en Estados Unidos disminuyen la probabilidad de poder seguir disminuyendo el costo de la deuda. El sector privado también se ve impactado, ya que el financiamiento externo (de los bancos por ejemplo), se encarecería”, explica.

Al respecto Aristy Escuder amplía que si se asume que el incremento de tasas se traslada directamente a la tasa de interés de la deuda soberana de la República Dominicana, se puede estimar que en 2017 la tasa de los bonos soberanos a 10 años oscilará alrededor de 7.3%. “Y podría bajar a un 6.8% si se lograse mejorar la calificación crediticia del país. Ese incremento de la tasa de interés externa también se traduciría en un aumento proporcional en las tasas de interés de los instrumentos financieros denominados en pesos”, dice.

Agrega que los efectos del incremento de las tasas en el país se pueden amortiguar en el largo plazo si se mantienen políticas económicas sanas que permitan reducir la prima de riesgo. Explica que una sana política económica combinada con un sector externo favorable, con un precio del petróleo de alrededor de 50 dólares, permitiría que el país tenga un déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos de menos de dos por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Esto quitaría presión a la demanda de divisas y a la tasa de interés promedio del mercado financiero doméstico.

Mora también resalta que otros efectos como la caída en los precios de los commodities y el encarecimiento de turismo europeo hacia el país, debido a la apreciación del dólar que provoca el incremento de las tasas a nivel local.