Ausencia de Fidel aumenta los rumores sobre su estado salud

http://hoy.com.do/image/article/328/460x390/0/2BF3B366-501E-46CB-93F0-1FB95AE79D25.jpeg

LA HABANA  (AFP) – La ausencia de Fidel Castro en un homenaje por sus 80 años, recomendada por los médicos, multiplicó ayer las dudas sobre si el líder cubano reaparecerá el sábado en un desfile militar, y, más aún, sobre si su salud le permitirá retomar el poder.

En un mensaje que hizo leer en la gala de apertura del tributo la noche del martes en el Teatro Karl Marx, el líder cubano explicó que “no estaba en condiciones, según los médicos, de afrontar tal colosal encuentro”.

Castro dijo, no obstante, estar trabajando “intensamente” para “garantizar” la continuidad de la revolución, desde que cedió el poder de forma temporal a su hermano Raúl el 31 de julio; y en contraste auguró que los estadounidenses no permitirán a George W. Bush concluir su mandato.

“Me despido con gran dolor por no haber podido darles personalmente las gracias y abrazar a cada uno de ustedes”, concluyó el mandatario, quien convalece de una delicada cirugía intestinal a la que fue sometido de urgencia el 27 de julio.

A la gala, en la que también estuvo ausente Raúl, pero no el resto de la dirigencia local, asistieron unas 5.000 personas e inauguró el homenaje que organiza la Fundación Guayasamín, y que se unirá al desfile militar del 2 de diciembre en la Plaza de la Revolución para conmemorar 50 años del desembarco del yate Granma.

El mensaje cayó como un balde de agua fría para algunos cubanos que esperaban ver “al comandante” en el desfile, de verde olivo, cuatro meses después de su última aparición pública del 26 de julio.

“Es cierto que involucra cierta tristeza, un gran hombre atacado por la finitud de la vida”, dijo a la AFP la ensayista belga Michelle Mattelart, quien acudió el miércoles a la apertura de un coloquio, en el que intelectuales y políticos de izquierda del mundo honraron al pensamiento de Castro, último gobernante comunista de occidente. “Lo veo mal. Gris con pespuntes negros. El desfile es más revólico (revuelo) para su cabeza”, dijo una oficinista de 47 años, escéptica sobre una reaparición el sábado.

Pero otros juran aún que ahí estará. Argumentan que en el Teatro estaba forzado a hablar y compartir con invitados, pero en el desfile se limitaría a estar en la tribuna, recibir el saludo de la tropa y escuchar un posible discurso de Raúl, jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).

Todo quedó a punto este miércoles en el último ensayo para el desfile en el que marcharán más de 300.000 personas y serán exhibidos aviones de combate Mig y helicópteros MI-17, tanques, cohetes antiaéreos autopropulsados, carros blindados y otros equipos soviéticos modernizados por las FAR.

La Habana fue este miércoles escenario de varios actos “de reafirmación” revolucionaria para convocar a trabajadores al desfile militar.

“Queremos que esté con nosotros aunque sea cinco minutos, pero no sé”, dijo a la AFP Jorge Santana, un trabajador de la empresa estatal de comunicaciones, que marchará el sábado.

El homenaje incluye una exposición de 116 obras del pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín y el jueves el concierto “Todas las Voces Todas” con artistas como el cubano Silvio Rodríguez, la sudafricana Miriam Makeba y el uruguayo Daniel Viglietti.

Miembros de la Fundación Guayasamín han expresado que la presencia de Fidel en los actos no es lo primordial, sino su recuperación, al admitir que su salud podría deteriorarse por las emociones.

“Lo vamos a ver el último día que él va a asistir”, dijo no obstante el martes la primera esposa de Guayasamín, Maruja Monteverde, al referirse a la clausura del homenaje el viernes.

Pero ni el vicepresidente de Cuba, Carlos Lage, ni el canciller cubano, Felipe Pérez Roque, quisieron adelantar si Castro estará en el desfile militar.

Analistas, diplomáticos y opositores dudan de que, aunque aparezca el 2 de diciembre, pueda estar plenamente recuperado para reasumir funciones con la energía que mantuvo en 48 años en el poder.

“Después del 31 de julio han aumentado el acostumbrado nerviosismo de Estado frente a iniciativas de la sociedad civil independiente (…) la presión y represión combinadas de la policía política”, denunció la disidencia moderada.

Prevé renuncia George Bush

LA HABANA  (AFP).-  El presidente cubano Fidel Castro, ausente de un homenaje por sus 80 años, aseguró sin embargo estar trabajando “intensamente” en asuntos de Estado y previó en un mensaje a los asistentes, que el pueblo estadounidense puede forzar una renuncia del mandatario George W. Bush.

   “En este período he trabajado intensamente para garantizar en nuestro país los objetivos de la Proclama del 31 de julio”, dijo Castro en un texto leído por un maestro de ceremonias, en referencia a programas de energía, salud y educación, que dirigía en el momento que comenzó la crisis de salud, hace cuatro meses.

   Ante unos 5.000 invitados cubanos y extranjeros a la gala cultural en el teatro Karl Marx que abrió los actos de homenaje en la noche del martes, el mensaje de Castro explicó que los médicos no autorizaron su asistencia.

   “Yo no estaba todavía en condiciones, según los médicos, de afrontar tan colosal encuentro”, con los miles de asistentes, explicó el mandatario, quien en la proclama anunció la delegación del poder provisionalmente debido a una crisis intestinal que lo condujo a una complicada cirugía y un largo reposo.

   Desde el 26 de julio pasado, cuando presidió dos actos en un mismo día en las orientales provincias de Granma y Holguín, Castro no ha salido en público, y los cubanos sólo lo han visto en fotos y en cinco videos.

   En las primeras de esas gráficas, el mandatario apareció sumamente delgado, y dijo haber perdido 18,6 kilos, mostrando después cierta recuperación que no ha borrado todavía una imagen de fragilidad.

   El 31 de julio Castro expresó la necesidad de “salvaguardar este proceso histórico” pues “nuestro país se encuentra amenazado en circunstancias como esta por el Gobierno de los Estados Unidos”.

   “El imperialismo jamás podrá aplastar a Cuba” afirmó entonces en tono épico.

   Ahora, mas sosegado, lanzó un pronóstico negro contra la administración de George W. Bush, que según la dirigencia cubana es la más “agresiva” contra la isla de las últimas décadas.

   “Nos encontramos frente a un adversario que ha conducido a Estados Unidos a un desastre de tal magnitud, que casi con seguridad el propio pueblo norteamericano no le permita concluir su mandato presidencial”, dijo Castro en referencia a la guerra en Irak, los escándalos internos y otros recientes problemas en ese país.

   El criterio de Castro tiene el aval histórico de ser contrincante de todas las administraciones desde 1959, entre ellas la de Richard Nixon, mandatario obligado a renunciar en 1974, por el escándalo Watergate.

   Los invitados a las celebraciones organizadas por la Fundación Guayasamín -un coloquio, un concierto y una exposición de pinturas- son unos 1.800 intelectuales, muchos de ellos de larga data en las filas de izquierda, aunque también se esperan presidentes y ex presidentes.

   A ellos se dirigió el mensaje de Castro y desde su preocupación y percepción de estadista, los conminó a “salvar la especie”.

   Admirador de Ernest Hemingway, amigo íntimo del desaparecido pintor Oswaldo Guayasamín y del escritor colombiano Gabriel García Márquez, esperado en los festejos, Castro ha tenido una relación controversial con la intelectualidad de su país, a la que fijó las cotas desde la década de los años 60: “dentro de la revolución todo, contra la revolución nada”.

   Ahora, agradecido por el homenaje octogenario, Castro les dijo que “mientras el planeta exista y los seres humanos respiren, la obra de los creadores existirá”.