Autocracia global: gobernanza a dos manos

Autocracia global: gobernanza a dos manos

EDUARDO KLINGER PEVIDA.

La ONU es el órgano global fuente de derecho internacional

Los poderes occidentales dirigidos por Estados Unidos propagan, de poco tiempo para acá, la presencia de lo que han decidido son gobiernos “autócratas”, para referirse a los gobiernos de China y Rusia contrastante a un modelo de “democracia” único.

Hay “autocracias” indeseables y otras con las que conviven en armonía por ser buenos amigos y clientes. Conceptualmente monarquías absolutas constituyen autocracias pero les son amistosas. Años atrás la embajadora norteamericana en ONU, Jeanne Kirkpatrik, expuso sin sonrojarse una doctrina diferenciando “totalitarismo” –países pro soviéticos- y “dictaduras pro occidentales”.

La ONU es el órgano global fuente de derecho internacional que si todos los respetasen y aceptaran las normas el mundo estaría mejor. Pero no se ajusta al arbitrio autocrático que imponen en el ámbito internacional.

EEUU y la Unión Europea han decidido asumir un mandato autoritario y autocrático violando sin límites el orden mundial. Acusan, condenan y ejecutan sanciones contra naciones y personas –prescindiendo, generalmente, como buenos autócratas, de pruebas- para lo que solo está autorizado el Consejo de Seguridad.

Pretenden ser defensores del multilateralismo y el libre comercio pero deciden unilateralmente recurrir al artificio de la “seguridad nacional” y otros argumentos a conveniencia para “listas negras” de empresas que con frecuencia son pretensiones de proteger la competencia de sus propias empresas.

Desconozco si se ajusta o no al derecho internacional que Bielorrusia haga aterrizar un avión en su espacio aéreo pero si sé que fue violación flagrante de la inmunidad que concede el derecho internacional el forzado aterrizaje en Europa del avión presidencial de Evo Morales en 2013 para complacer a Washington por el rumor de que iba Edward Snowden, analista que expuso maniobras fraudulentas de la CIA contra el pueblo estadounidense. ¿A quién sancionaron? Prepotente autocracia internacional.

Políticos de su simpatía detenidos en sus países provocan exigencias “inmediatas” de liberación, decidiendo que son inocentes; lo que procedería, en todo caso, es pedir respeto al debido proceso y transparencia.

¿Cuál es la pasión que les despierta Nivalny? ¿Habrá ofrecido reintegrar Crimea a Ucrania y desarmar a Rusia? Saben quién mandó a asesinar al periodista saudí Khashoggi, un “apreciado” interlocutor, ¿está sancionado?. Claman por respeto a los derechos humanos pero presionan y chantajean a países para que no juzguen a estadounidenses que eventualmente los hayan violados.

Inglaterra y EEUU expulsan periodistas chinos y China riposta igual pero deciden que China atenta contra la libertad de prensa.

Clausuran webs de medios críticos porque “desinforman” si lo hacen otros son dictadores. Cuando China defiende su soberanía nacional en Hong Kong, Xinjiang y Taiwán, es “agresiva” y merece sanciones pero cuando España y Gran Bretaña defienden la integridad de sus reinos con dureza, como en Cataluña e Irlanda del Norte, callan; reconocen un derecho que niegan a China.

Cuando ante los desmanes anti rusos de golpistas fascistas ucranianos, Putin reintegró Crimea a Rusia y recibió sanciones, les recordó que occidente hizo lo mismo en Kosovo, que 30 años después no reconocen más de la mitad de los países del mundo.

En tanto todos, absolutamente todos, no respeten el derecho internacional el mundo seguirá en paz frágil.