Autoridades Beirut proponen negociar libertad soldados

http://hoy.com.do/image/article/236/460x390/0/8A127655-8061-4914-944C-E674A160D271.jpeg

BEIRUT  (AFP) – Responsables libaneses ofrecieron este domingo negociar con Israel para liberar a los dos soldados de este país capturados por Hezbolá, tras la ocupación por parte de las tropas del Estado hebreo de una aldea del sur de Líbano, incrementando así el temor a una ofensiva terrestre.

El balance de víctimas de la ofensiva israelí en Líbano siguió aumentando este domingo por ambas partes. Once personas murieron, entre ellas ocho civiles, y 56 resultaron heridas en el duodécimo día de ataques del Estado hebreo contra Líbano. En Israel, dos personas fallecieron y tres sufrieron heridas graves en la ciudad de Haifa (norte) al estallar un cohete disparado desde el sur de Líbano por el movimiento chiita Hezbolá.

Este último, que el 12 de julio capturó a los dos soldados israelíes, aceptó que el gobierno libanés negocie un intercambio de prisioneros con Israel, anunció el domingo a la prensa el presidente del Parlamento libanés, Nabih Berri. “El Hezbolá aceptó que sea el Gobierno libanés el que negocie por intermedio de una tercera parte un intercambio de prisioneros (con Israel)”, declaró Berri. “Es el Estado libanés el que debe llevar a cabo las negociaciones para que tengan éxito”, añadió.

El ministro libanés de Relaciones Exteriores, Fauzi Saluj, propuso que “la ONU o una tercera parte amiga examine un intercambio de prisioneros”. Saluj, cercano a Hezbolá, indicó que los dos militares secuestrados “gozan de buena salud y se encuentran en un lugar seguro”.

“Que los israelíes acepten un el fuego y ello será seguido por un intercambio de prisioneros”, aseguró Saluj. Sin embargo, la situación en el terreno parece demasiado complicada para que el conflicto se pueda solucionar de forma rápida, a pesar de los llamamientos al alto el fuego de buena parte de la comunidad internacional.

Israel, respaldado por el apoyo de Estados Unidos, no quiere perder la oportunidad de acabar con Hezbolá, al que considera como una organización terrorista, y de reducir la influencia en la región de Irán y Siria.

El domingo, los bombardeos de la aviación israelí tomaron como blanco a ciudades y bastiones de Hezbolá en el este y el sur de Líbano, así como los suburbios del sur de Beirut. Asimismo, unidades israelíes tomaron el control el sábado por la noche de la aldea de Marun al Ras, situada a unos 900 metros de altura, que controla los alrededores de las regiones de Nabatiyé y Tiro, dos grandes ciudades del sur de Líbano.

Estados Unidos mantiene su apoyo total a Israel después de esta incursión terrestre, la más importante desde que comenzaron las hostilidades. “Nosotros mantenemos nuestra posición. Israel tiene derecho a defenderse”, afirmó el portavoz de la Casa Blanca, antes de que la secretaria estadounidense de Estado, Condoleezza Rice, viaje al Estado hebreo, donde es esperada el lunes.

Según el ministro israelí de Justicia, Jaim Ramon, el objetivo de esta operación es obligar a retroceder a los milicianos de Hezbolá a 20 km al norte de la frontera israelí para sacarlos de esta región, que se está quedando sin habitantes después de los llamamientos de Israel para que la abandonen.