Autoridades de EEUU buscan con los rescates restablecermercados

Michael Mackenzie
La vista corta

Otro día de manejo de crisis para el sistema financiero de los Estados Unidos, con no sólo uno, sino dos nuevos programas de salvamento, cortesía de La Reserva Federal y de la Tesorería de ese país.

Las autoridades están lanzando todo lo que pueden hacia los mercados con el fin de concretizar su papel como la única fuente de préstamos en un día en que las noticias señalaron que los precios inmobiliarios de E.U. cayeron durante el tercer trimestre a cifras récord desde un 16.6%, siendo la reducción de las tasas de interés hipotecarias un elemento crítico para fortalecer la economía.

Por lo menos, hay un rayo de esperanzas ya que los corredores apoyan las medidas federales comprando $100 millardos de la deuda de Fannie Mae, Freddie Mac y el Banco Federal, para los préstamos inmobiliarios y también adquiriendo hasta $500 millardos de títulos hipotecarios respaldados por las agencias.

 Los departamentos federales también ofertaron hasta $200 millardos de títulos de valores respaldados por activos, con un soporte de protección para las líneas de crédito de la Tesorería por $20 millardos, con el fin de fomentar la inversión en el sector.

Esto muestra que lo que quieren ver los inversionistas es la compra de activos por parte de las autoridades.

 La medida de la Tesorería de adquirir activos afectados en manos de la banca que han enfrentado las últimas tormentas en los mercados. Ahora, la Tesorería ha extendido la medida respecto de la compra de los activos a la Reserva Federal. Las compras de deuda planificadas por parte de la Reserva Federal, también indican una respuesta a las consecuencias de los inversionistas, de preferir nuevos títulos bancarios garantizados por la Corporación Federal Aseguradora de Depósitos.

La obtención de los recursos para esta inyección de capital en la política monetaria vendrá a través de una expansión del presupuesto de la Fed. Ésta ya se dirige hacia los $3,500 millardos en activos, cuadruplicando el aumento desde finales de agosto pasado.

La suerte que correría el dólar y la presión a causa de los riesgos de una futura inflación, son problemas del mañana.

El enfoque correcto del plan fiscal de Obama

Obviamente, el presidente electo Barack Obama no piensa perder tiempo con el recorte en los impuestos nominales y la provisión de dinero federal a los estados. Con el anuncio de los planes para futuros estímulos fiscales, dejó saber claramente que la recuperación de la economía es su prioridad. Pero el paquete de $700 millardos de dólares, lleva el déficit fiscal del 2009 sobre los $1,000 millardos que corresponde al 7% del producto bruto interno, limitaría severamente el espacio del gobierno para poder maniobrar. Entonces, es primordial asegurarse de que el enfoque es el correcto. 

Algunos economistas dudan de que E.U. necesite otro estímulo fiscal para evitar una larga  recesión. Los estabilizadores automáticos no son tan fuertes para la economía de E.U., como sucede en Europa, que una administración fiscal más activa está garantizada. Más aún, con tasas de interés al 1%, la política monetaria convencional no se puede flexibilizar más. Los beneficios de obtener tasas de interés más bajas también se pierden, debido a que muchos consumidores y empresas, como las del sector bancario, se resisten a extender el crédito.

Aun así, los inversionistas querrán ver el regreso a la prudencia fiscal creada para ellos. EEUU se encuentran en la feliz posición de poder tomar prestado más que los demás países, antes de que los inversionistas se pongan nerviosos respecto de su moneda. Pero la nueva administración debe tener bien claro hasta dónde probar los límites de la confianza en el dólar. En vez de eso, junto a los paquetes de estímulo fiscal, se tiene que presentar un plan creíble para restaurar la salud financiera.

Las compras de temporada en E.U. inician con crisis y desempleo

La columna de LEX

Una de las artes del mercadeo de consumo envuelve la creación de rituales de compras donde nunca los hubo. De ahí parte la proliferación de las semanas de pesca, los meses culturales, o los días especiales para los padres y secretarias. Este fin de semana en los E.U. será el tradicional Viernes Negro, donde las tiendas abren sus puertas antes del amanecer para dar la bienvenida a los compradores, luego de la culminación del día de Acción de Gracias, combinado con un bombardeo publicitario con el objetivo de ganar participación en el mercado.

Aun así, si bien suena como el inicio de la temporada de las compras navideñas, relativamente este fin de semana tiene poco poder predictivo. El sábado antes de la Navidad es el día de más ajetreo para los detallistas, y de todas formas es demasiado temprano para discernir los patrones de compra. Las ofertas deberían motivar a los clientes, pero existe el peligro de que éstas sean compras no superfluas. Para los artículos más preferenciales en las listas de compras, los descuentos simplemente representan pérdida de márgenes para las tiendas. Con las ventas ya activadas en las tiendas de ropa y de efectos electrónicos, el único indicador de crecimiento y el peor de todos: es que los consumidores se están haciendo poco sensibles a los precios bajos. De ser este el caso, se avecinan tiempos difíciles para los detallistas. Las ventas de temporada, particularmente las hechas entre noviembre y diciembre, excluyendo automóviles, combustibles y restaurantes, no han caído desde hace por lo menos 22 años. El peor de los casos fue un aumento de un 0.7% en el 2002, de acuerdo a Citigroup, el cual anticipa crecimiento durante este año desde un 0 hasta un 1%. 

Zoom

No hay efectivo

Aunque esto fuese optimista, es difícil predecir de dónde vendría el efectivo de los consumidores. La tasa de ahorros es baja, el crédito es escaso. El crecimiento en los sueldos ha sido solo de un 2%, en un momento en que hay 1.2 millones de personas más sin empleo, en comparación con el diciembre pasado. La confianza del consumidor ha sufrido su mayor colapso en este tiempo.

Dólar tiende a bajar luego de acción federal

Peter Garnham

El dólar ha tenido una tendencia bajista luego de que la Reserva Federal anunciara dos nuevas medidas para liberar las presiones en los mercados monetarios.

El dólar sufrió a medida que la acción federal aumentó el nivel de riesgo para los inversionistas y que los títulos de valores emitidos por el gobierno para el salvamento de Citigroup tuvieron problemas. Esto provocó un refugio seguro para la demanda del dólar, ya que los inversionistas monetarios se re-enfocaron en la perspectiva de una fuerte caída en la economía mundial. Estos temores se agravaron cuando el Banco de Japón redujo las estimaciones acerca de su economía, el Banco Mundial dijo que el crecimiento del próximo año en China podría reducirse a su nivel más crítico por casi dos décadas, y que una contracción del producto bruto interno en Alemania durante el tercer trimestre confirmaba que la economía se encuentra en su segunda recesión en seis años. Sin embargo, el dólar volvió a tener ganancias a medida que la Fed anunciaba las nuevas medidas.

La cifra

$600

La Fed  reveló, que compraría hasta $600 millardos de dólares apoyados por el gobierno para fines de financiamientos inmobiliarios.

VERSIÓN AL ESPAÑOL DE  ROSANNA CAPELLA