Autoridades de la Procuraduría incineran más de 774 kilogramos de drogas

Drogas

La procuraduría general de la República informó hoy que dispuso la incineración de 774 kilogramos de distintas drogas, incluyendo un cargamento de más de setecientos kilogramos de cocaína que fue decomisado la pasada semana en Barahona.

La información fue ofrecida por el director del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF), Francisco Gerdo, quien destacó que las sustancias controladas formaban parte de 891 casos y que tenían un peso total de 774 kilogramos 52 gramos y 625 miligramos.

Gerdo explicó que correspondían a cocaína clorhidratada un total de 730.691 kilogramos, con 94.40%; a marihuana 43.204 kilogramos, que representan el 5.58%, mientras que a crack 158 gramos, que alcanzaron un 0.02%.

Precisó que los narcóticos fueron recibidos del 17 al 23 de este mes, siendo reportados por la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) un total de 743.465 kilogramos, con un 96.05%; mientras que a la Policía Nacional pertenecern 30.588 kilogramos, que equivalen a 3.95%.

Resalta que de la cantidad incinerada, las autoridades confiscaron en Samaná 659 miligramos, Montecristi 78 gramos 150 miligramos, Hato Mayor 91 gramos 812 miligramos, en tanto que en la provincia Peravia 96 gramos 379 miligramos.

Asimismo, en Monte Plata 117 gramos 882 miligramos, Santiago Rodríguez 129 gramos 610 miligramos, Bahoruco 133 gramos 880 miligramos, y en la provincia Dajabón 158 gramos 170 miligramos.

También fueron decomisados en La Romana 233 gramos 45 miligramos, Espaillat 268 gramos 350 miligramos, San Juan 543 gramos 700 miligramos, y en La Vega 655 gramos 109 miligramos.

En tanto que en Sánchez Ramírez u kilogramo 318 gramos 58 miligramos, mientras que en la provincia Hermanas Mirabal un kilogramo 351 gramos 222 miligramos.

Del mismo modo, en San Cristóbal se decomisó un kilogramo 524 gramos 847 miligramos, Monseñor Nouel 1 kilogramo 639 gramos 971 miligramos, y en Valverde 1 kilogramo 827 gramos 990 miligramos.

Los narcóticos fueron destruidos durante un acto que se llevó a cabo en el recinto del Campamento 16 de Agosto del Ejército Nacional, en el municipio de Pedro Brand, con la participación de distintos miembros de los organismos antidrogas y de salud del país.