Avances en ingeniería reducirán la mortandad cardiovascular

El ingeniero Wilkins Aquino, docente de la Universidad Duke, EEUU

Los avances de la ingeniería aplicada a la medicina propiciarán una mejoría en las técnicas de teledetección de enfermedades cardiovasculares, el cáncer de seno y la cirrosis hepática.
Uno de los actores de estas investigaciones es el ingeniero mecánico y de materiales Wilkins Aquino, docente de la Universidad Duke, en Estados Unidos, quien participa activamente en el desarrollo de la “sonoelastografía”, una técnica de diagnóstico médico que utiliza los ultrasonidos para medir la elasticidad de un segmento de un órgano o tejido, sin requerir de una biopsia, reduciendo así la cantidad de muertes en esos pacientes.
En física, la elasticidad es la propiedad mecánica de algunos materiales sólidos que les permite recuperar su forma original cuando cesa la fuerza que la altera. La medición de esta propiedad, indicó Aquino, resulta vital para la detección de enfermedades donde los tejidos blandos afectados muestran una rigidez fuera de lo normal.
Más precisos y asequibles. El investigador dominicano explicó que los aparatos que implementan esta técnica, que actualmente poseen clínicas y centros de investigación de Francia y Estados Unidos, son más precisos que aquellos que utilizan ultrasonidos; no emiten radiación, como los de rayos x; y son muchos más asequibles que las máquinas de resonancias magnéticas.
Participación estudiantil. Tras presentar estos conocimientos durante una conferencia en el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec), Aquino informó que tiene dos plazas para estudiantes de ingeniería que deseen sumarse a los grupos de investigación de la Universidad Duke, incluido el de sonoelastografía.
La elastografía
Es una técnica que consiste en producir imágenes de la elasticidad de tejidos blandos, mostrando un mapa de áreas rígidas y blandas. Cuando ésta se combina con el ultrasonido se le denomina sonoelastografía.