Avances en la autopista Sánchez a Baní

http://hoy.com.do/image/article/333/460x390/0/75A6FC2B-DB8D-44C2-A256-A8A9C78ED476.jpeg

FABIO R. HERRERA-MINIÑO
En las últimas semanas, los viajeros que utilizamos la carretera hacia el sur del país, estamos comprobando a ojos vista el avance de los trabajos de construcción de la nueva autopista Sánchez a Baní, lo cual devuelve confianza a una región que creía que los trabajos se desarrollarían a paso lento y no era posible concluirla para el 2008.

Ya hay una continuidad en el desarrollo en la preparación de la sub base, desde el final de la autopista 6 de Noviembre hasta el río Nizao, después que se completaran los acuerdos financieros con los vecinos de Yaguate, y a la vez, se está ejecutando la variante del corte de gran volumen cerca de Doña Ana. Pero queda como una incongruencia el que se pretenda pasar por encima de las obsoletas vías férreas de un ingenio azucarero de la zona, en donde recientemente las mismas han sido selladas con asfalto por parte de las autoridades. Esa acción hace ver que la enorme altura de la rasante no se justifica, encareciendo el costo de la obra, ya de por si sobrevaluada y hasta retrasaría la construcción, ya que será necesario concluir esos elevados rellenos y desviar el tránsito por los mismos, para entonces trabajar en la vía actualmente en uso.

El tramo desde el río Nizao hasta Paya comienza a avanzar en su definición. Los trabajos a la salida del puente Lucas Díaz así como los que se realizan desde la carretera a Pizarrete-Las Barias hasta El Mercadito, antigua vía a Nizao, cerca de Paya, experimentan un buen avance, de forma que el movimiento de tierra podría ser completado en los próximos cinco meses. De esa forma se le daría definición a la base de la autopista y pensar entonces iniciar el asfaltado de los tramos ya completados, en donde los diversos puentes se encuentran todos en un buen estado de avance en sus construcciones.

Por igual, el tramo final de esta etapa de la autopista, sin incluir la circunvalación norte a Baní, desde Paya hasta la ciudad sureña, se encuentra sometida a los trabajos de colocación de las tuberías del drenaje pluvial longitudinal, después que se descartara el uso de las costosas tuberías plásticas, colocadas y removidas al comprobar que no iban a funcionar y se reemplazaron por tubos de concreto de 30 pulgadas de diámetro.

La importancia de este nuevo tramo, del mejoramiento de la carretera Sánchez, no solo radica en darle un servicio a Baní, sino que servirá para una mejor comunicación con el resto de la región sureña. Pero al mismo tiempo será parte de una vía internacional, ya que es la mejor forma de comunicación con la capital haitiana, Puerto Príncipe, y a medida que se superen las suspicacias y temores entre los dos pueblos, se alcanzará un mayor intercambio comercial y empresarial, aparte del turismo, pues la existencia de una buena vía abriría nuevas fuentes de acercamiento entre los dos países que ocupan la isla de Santo Domingo.

En la forma de cómo avanzan los trabajos, y la decisión del gobierno del presidente Fernández en concluir su construcción de esta etapa lo más rápidamente posible, es señal de que los recursos estarán disponibles para esa primera etapa. Por el momento no hay recursos disponibles para darle inicio a la circunvalación norte a Baní, lo cual quedaría pendiente para una futura construcción. Es impostergable su construcción, habida cuenta que cruzar a Baní por sus estrechas calles, para ir o venir desde el sur, es una pesadilla, tanto por la calle Máximo Gómez o la Presidente Billini La presencia de un denso tránsito revela el auge de la región y la necesidad de mantener una vía expedita de comunicación, cosa que no ocurre en la actualidad, y mucho menos cuando se concluyan los trabajos de ampliación del tramo San Cristóbal-Baní.

Afortunadamente las autoridades solucionaron el impasse surgido entre Obras Públicas y los contratistas de la obra, al traspasar su supervisión y administración general a la poderosa oficina de ingenieros de la presidencia-OISOE. El avance de los trabajos revela un empeño oficial de que no surjan inconvenientes, ni mucho menos perturbaciones que dilaten su terminación, en momentos que se avecinan acontecimientos políticos de importancia. Será un buen aval para los políticos del gobierno contar con la exhibición de una obra bien terminada a la hora que se inicie el proceso de la conquista del voto por parte del partido del gobierno para las elecciones del 2008, que estará sometido al cuestionamiento de una fiera oposición, que sin tener calidad para ofrecerse como una mejor opción, se aprovecharía de los errores que pudiera cometer esta administración en su nuevo desafío de exprimir más a la población con nuevos impuestos. La terminación de la primera etapa del Metro, y que la nueva autopista a Baní esté en operación en el 2008, serían los puntales para una continuidad del PLD en el gobierno, pero en caso contrario, le resultaría muy cuesta arriba obtener una victoria en las próximas elecciones presidenciales del 2008.