Aviones israelíes bombardean nuevamente sur del Líbano

http://hoy.com.do/image/article/107/460x390/0/EA22E360-3682-4E47-8F16-E30E2B158C9B.jpeg

Por THOMAS WAGNER y KATHY GANNON
JERUSALEN (AP) _ La fuerza aérea israelí bombardeó el lunes el sur del Líbano, a pesar de que había acordado frenar los ataques durante 48 horas después que casi 60 civiles libaneses murieron por una andanada de misiles israelíes, dijo el ejército.

   Los ataques israelíes ocurrieron después que guerrilleros de Jezbolá atacaron un tanque israelí e hirieron a tres soldados, quebrando un breve período de suspensión de las hostilidades en 20 días de enfrentamientos.

   Antes de que los combates se reanudaran, camiones y automóviles cargados con civiles se dirigieron hacia el norte del Líbano. Miles de pobladores atrapados durante tres semanas en la zona bélica del sur del país aprovecharon la breve calma para escapar.

   Al anunciar que suspendía los bombardeos, Israel había expresado en las primeras horas del lunes que podría cancelar su compromiso de abstenerse de atacar al Líbano durante 48 horas según el “avance de los acontecimientos”.

   Después que los guerrilleros de Jezbolá alcanzaron un tanque israelí cerca de Taibeh con un misil antitanque, Israel manifestó que realizó los bombardeos para proteger a sus soldados.

   Imágenes de la unidad televisiva de la AP mostraron que los tanques israelíes permanecían en el sur del Líbano y de repente uno de ellos se incendiaba. De inmediato salieron los soldados de uno de los tanques y no parecían sufrir lesiones de gravedad.

   En un segundo ataque en los alrededores de la ciudad portuaria de Tiro, Israel mató a un soldado libanés cuando alcanzó a un automóvil que creía trasladaba a un importante funcionario de Jezbolá, dijo el ejército israelí.

   Funcionarios de seguridad del Líbano manifestaron que el soldado murió en un ataque con un misil lanzado desde una aeronave no tripulada.

   El ejército israelí justificó la acción expresando que el líder de Jezbolá que creía se trasladaba en el vehículo representaba una amenaza para el estado judío.

   Pero el vehículo llevaba a un funcionario del ejército libanés y soldados.

   “Obviamente no eran los blancos y lamentamos el incidente”, expresó el ejército.

   Según el ejército israelí, los bombardeos cerca de la población de Taibe tuvieron como fin proteger a la infantería que opera en el área y no apuntaron a nadie ni a nada en particular.

   Mientras tanto, los milicianos del grupo político militar islámico Jezbolá atacaron un tanque israelí en el sur del Líbano, hiriendo a tres soldados, informaron los militares. El ataque sucedió cerca de las poblaciones de Kila y Taibe, en la frontera, donde soldados israelíes se han enfrentado con milicianos de Jezbolá durante casi dos semanas, sufriendo fuertes bajas.

   Radio Israel también reportó que cohetes de Jezbolá alcanzaron la población de Kiryat Shemona, en el norte israelí. No se informó sobre víctimas, dijo la radio.

   En El Cairo, el presidente de Egipto Hosni Mubarak, cuya nación fue la primera en firmar un acuerdo de paz con Israel, advirtió el lunes que todo el proceso de paz en Medio Oriente podría fracasar ante las acciones israelíes en Líbano.

   “Egipto, que inició el proceso de paz, advierte contra las consecuencias de su caída. La agresión israelí destruye las oportunidades para continuarlo y tener éxito”, dijo Mubarak en una declaración por la televisión nacional.

   Mubarak es duramente criticado por grupos de oposición ante su negativa de revocar el acuerdo de paz suscripto en 1979 con Israel.

   El presidente de Estados Unidos George W. Bush insistió el lunes en que cualquier cese al fuego en Medio Oriente debe ser acompañado por un acuerdo amplio, que garantice la paz duradera en la región.

   “Queremos que haya paz a largo plazo, una que sea duradera”, dijo mientras Israel reanudaba los ataques en el sur de Líbano, luego de una pausa.

   Bush dijo planear reunirse el lunes en Washington con la secretaria de Estado Condoleezza Rice, quien regresaba a la capital luego de interrumpir su misión diplomática a Medio Oriente.

   “Hablaré con Condi Rice cuando regrese esta noche, sobre lo que vio y escuchó en Medio Oriente. Y por supuesto, habrá una pauta a seguir en el Consejo de Seguridad esta semana”, dijo Bush, luego de un encuentro con empresarios cubano-americanos.

   “Le aseguré a la gente que trabajaremos para concretar un plan dentro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que aborde las raíces del problema, a fin de que lo que salga del Consejo de Seguridad sea duradero y que los pueblos de Líbano e Israel puedan estar en paz. Eso es lo que queremos”, dijo Bush.

   En Bagdad, el vicepresidente Iraquí acusó el lunes a Israel de realizar “matanzas” en el Líbano, la crítica más fuerte al estado judío que haya efectuado hasta ahora un funcionario de jerarquía del gobierno iraquí.

   Adel Abdul-Mahdi, que es chií, señaló el bombardeo israelí que mató a por lo menos 56 libaneses, principalmente mujeres y niños, en la aldea de Kana, que generó una ola de condena internacional.

   “Lo que sucedió en Kana es la repetición de estos crímenes que sucedieron a nuestro país hace décadas. Es tiempo que esta nación se pare y frene esta agresión y todas las formas de agresión que puedan afectar cualquiera de sus partes”, sostuvo Abdul-Mahdi.

   Asimismo, unas 200 personas, la mayoría de ellas mujeres chiíes vestidas con la tradicional vestimenta islámica negra, manifestaron en el vecindario Ciudad Sadr del este de Bagdad para apoyar al grupo de guerrilleros chiíes Jezbolá, que es blanco de los ataques israelíes. Los manifestantes quemaron banderas de Israel y Estados Unidos.

   Horas antes de que los combates se reanudaran, la secretaria de Estado norteamericana Condoleezza Rica instó al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a ordenar un acuerdo del cese de fuego antes de que finalice la semana. Eso incluiría la creación de una fuerza internacional para ayudar a los militares libaneses a controlar el sur del Líbano y evitar que Jezbolá siga atacando a Israel.

   Pero el ministro de Defensa israelí Amir Peretz dejó en claro en un discurso que ofreció en el parlamento que Israel no aceptará un cese inmediato del fuego y tiene planes de expandir su operativo en el Líbano.

   “Está prohibido aceptar un cese inmediato de fuego”, declaró Peretz al parlamento, mientras varios legisladores árabes le demandaban una paralización inmediata de la ofensiva. “Israel ampliará y fortalecerá sus actividades contra Jezbolá”.

   Israel había anunciado la suspensión de los bombardeos por 48 horas a partir de las 2.00 de la madrugada del lunes. Pero el legislador de Jezbolá Hassan Fadlala cuestionó la motivación de Israel y declaró a la televisión libanesa que solo era “un intento de apaciguar la indignación internacional por la matanza de Kana”.

   El bombardeo en la población libanesa de Kana el domingo provocó demandas generalizadas en todo el mundo de un cese inmediato del fuego.

   Durante el fin de semana, el primer ministro israelí Ehud Olmert le expresó a Rice que Israel necesita entre 10 y 14 días más para terminar su ofensiva, y el ministro de Justicia Haim Ramon expresó el lunes a Radio Irak que no creía que los combates hayan terminado.

   “Estoy convencido de que no terminaremos esta guerra hasta que quede claro que Jezbolá no tiene más capacidad para atacar a Israel desde el sur del Líbano. Esto es lo que estamos buscando”, dijo Ramon.