Awilda dice Domínguez B. y Germán estructuran caso para defensa propia

86

La suspendida jueza Awilda Reyes Beltré afirmó ayer que el proceso en su contra tiene un componente político desde sus inicios, porque el exprocurador Francisco Domínguez Brito y el presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Mariano Germán, lo utilizaron como mecanismos de defensa propia.

Dijo que Domínguez Brito lo utilizó para ganar el favor de su líder político, el presidente Danilo Medina, y porque necesitaba desviar la atención de las críticas que le generó el no recurrir el fallo a favor de Félix Bautista.

Agregó que Germán hizo lo propio para defenderse de acusaciones y pruebas documentadas que acerca de su gestión, de personas cercanas a él y de sus hijos, tenía Domínguez Brito.

Rechazó que esté siendo protegida y utilizada por el Gobierno; que no hay campaña en contra de Germán ni del exprocurador Radhamés Jiménez, “sino hechos que ocurrieron en los que ellos están implicados, y de los cuales yo y Francisco Arias Valera tenemos conocimiento”.

Entrevistada previo a la audiencia en la que el Consejo del Poder Judicial (CPJ) le conoce un juicio disciplinario, se refirió a Jiménez como “ amigo y compadre de los gestores de las actividades de Mariano Germán dentro de la Suprema Corte de Justicia”.
Reyes Beltré respondió así las declaraciones del exconsejero Francisco Arias Valera, en el sentido de que el proceso penal que se le sigue a ambos por supuesta asociación de malhechores y prevaricación durante el ejercicio de sus funciones, está siendo utilizado políticamente por el gobierno para debilitar al expresidente Leonel Fernández en el Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y poder pasar una nueva reelección presidencial.

Aseguró que ella solamente se está defendiendo de las acusaciones que le han hecho, las cuales, dijo, “no se trata de corrupción, y si hay corrupción, entonces Mariano está involucrado en eso, mínimo como cómplice”.

Sobre Arias Valera, dijo que ellos nunca han tenido ni tendrán intereses similares, y que a ella, hasta el momento, ningún emisario del Gobierno se le ha acercado para nada.
Sostuvo que desde un principio ha dicho que su caso no es de corrupción, sino político, pues fue Germán quien estructuró e hizo todas las pruebas, mandó a los testigos a hacer lo que hicieron, y luego le envió todo el expediente preparado a Domínguez Brito.
Al preguntársele qué motivó al presidente dela SCJ para hacer eso, Awilda respondió:
“Habría que preguntárselo a él; pero las malas lenguas dicen que fue un mecanismo de él defenderse de acusaciones, con documentos y pruebas que en contra de él, de su gestión, de personas cercanas a él, y de sus hijos, tenía Domínguez Brito en sus manos”, puntualizó .