Ay, RD, que futuro tan incierto

Ay, RD, que futuro tan incierto

Marien Aristy Capitán

Cual si fuéramos la gota que da en la roca, o un eco en el desierto, nueva vez volvemos a hablar de lo mismo: la inseguridad que se vive en el país. ¿Cómo es posible que ya no se pueda estar en casa?

El caso de la senadora Lía Díaz y su esposo, el exsenador César Díaz Filpo, es preocupantes: dos chicos jóvenes entran a su apartamento, en un sexto piso de un edificio de Los Cacicazgos, lo hieren y le roban.

¿Qué más nos falta por ver?

El gran talón de Aquiles del Gobierno, más allá de las presiones de una situación económica que intenta sortear, es la delincuencia: el miedo -de la gente- es un resorte que le puede hacer saltar.

Le invitamos a leer: «Pestañitas» podría enfrentar hasta 10 años de prisión por golpear a mujer

Nadie vive eternamente de buenas intenciones. Llegará el momento en que nos cansaremos de ese discurso, amén de las certezas, porque es imposible vivir en un lugar en el que no hay tranquilidad ni siquiera estando en casa.

El futuro de este país es muy incierto. Ser optimista es difícil. Al repasar el ayer, no queda más que horrorizarse al pensar en las hipótesis y acusaciones que maneja el Ministerio Público: de comprobarse todo, el gobierno del PLD fue de espanto. Yéndonos un poco más lejos, tenemos al redentor que quiere volver. El, junto a los jóvenes y la desmemoria, podría lograrlo… justo veinte años después. Ay, RD.

Puede leer también: Muerte de Diana hace 25 años sumió a los británicos en un duelo colectivo

Publicaciones Relacionadas