Ayuda países menos adelantados se duplica, pero no reduce pobreza

http://hoy.com.do/image/article/105/460x390/0/9C01D3CB-66B5-4053-B52E-B3A9D9511725.jpeg

Ginebra,  (EFE).- La ayuda a los Países Menos Adelantados del mundo (PMA) se ha duplicado en cinco años hasta alcanzar máximos históricos pero, según un informe difundido hoy por la ONU, ese incremento no reduce la pobreza porque no se traduce en creación de empleos productivos desvinculados de la agricultura.

“La clave para reducir la pobreza radica en aumentar la capacidad de un país de producir con eficiencia bienes y servicios que puedan venderse dentro o fuera de sus fronteras”, explicó el secretario general de la Conferencia de la ONU para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD), Supachai Panitchpakdi, en la presentación del informe.

Sin embargo, explicó que se da “un cambio radical en el rumbo de la ayuda internacional enviada a los PMA”, ya que la destinada a mejorar infraestructuras y promover los sectores productivos sólo es el 24 por ciento del total, frente al 48 por ciento de hace 10 años.

Por contra, se priman cada vez más las emergencias, los sectores sociales (que absorben ya el 62,1 por ciento de los fondos) y el alivio de deuda (que, sin embargo, sigue creciendo).  Cada tres años, la ONU revisa la lista de los países menos adelantados del mundo, formada por los de menor riqueza per cápita, recursos humanos (medidos por indicadores como esperanza de vida, consumo de calorías o alfabetización) y diversificación económica.

Tras la última revisión, la lista de la ONU incluye 50 países, donde vive el 10 por ciento de la población y de los que 34 son de Africa, 10 de Asia, 5 del Pacífico y 1 del Caribe (Haití).

En ese medio centenar de países la agricultura empleaba entre 2000 y 2003 al 70 por ciento de la población activa (frente al 3 de los países desarrollados), pero en 33 de ellos las explotaciones agrícolas tenían menos de una hectárea y en 16 la productividad de la mano de obra agrícola era inferior a la de diez años antes.

A pesar de la gran dependencia de esos países de la agricultura, la falta de productividad del sector es tal que, según detalló Supachai en una conferencia de prensa en Ginebra, se necesitarían 94 trabajadores para hacer el trabajo de un único agricultor en una economía desarrollada.  Ese dato refleja que la productividad agrícola en los PMA es sólo el 1 por ciento de la de los países desarrollados, lo que da muestra de la “tremenda dificultad de los agricultores para sobrevivir en los territorios menos adelantados”, según Supachai.

La UNCTAD defiende en su informe que “la única vía para reducir la pobreza y la migración internacional es habilitar a los países para que puedan aumentar su productividad y fabricar productos de creciente complejidad y valor añadido”.

Con ello “se dejarían de necesitar dosis periódicas de ayuda humanitaria, los ciudadanos mejor formados se quedarían en el país y se reducirían las oleadas de emigrantes desesperados”.

Sin embargo, los datos del informe reflejan que la mayoría de los PMA son incapaces de crear suficientes empleos industriales productivos, de forma que la productividad de esos puestos de trabajo no sólo no ha crecido, sino que ha disminuido en 40 de ellos (una media del 9 por ciento en total).