“Bachata”: una obra que refleja altas y bajas en el matrimonio

A1

Con el tiempo el amor se desgasta en algunas relaciones… va perdiendo tanta fuerza que no se asemeja en nada a la relación que inició años atrás.

En la obra “Bachata”, bajo la dirección y dramaturgia de Hamlet Bodden, se refleja esta situación con los personajes que encarnan la actriz y productora Yanela Hernández y el actor Orestes Amador.
La historia comparte eventos comunes a muchos matrimonios que sufren altas y bajas durante el proceso de la convivencia en pareja. En la obra ellos tienen 30 años de casados y viven el día a día en plena controversia. No se sabe a ciencia cierta por qué surgió el cambio en la pareja.
Se muestran, además, temas sobre el machismo, el uso correcto del idioma español, la adicción a los aparatos electrónicos que se ve en tanta gente hoy día, y los trastornos psicológicos que van surgiendo en las personas con el pasar del tiempo, muchas veces fruto de las dificultades por las que pasan en su vida que dejan secuelas para siempre.
Igualmente, se abordan temas como la dependencia emocional, los prejuicios sociales, la violencia intrafamiliar y los problemas de comunicación tan comunes en la actualidad.

La obra refleja también el cambio que ocurre en la vida de pareja con la llegada de los hijos, un evento crucial que puede darle un giro de “360 grados” a la relación.

Tanto Yanela como Orestes hacen una narrativa que va de la mano con esta propuesta escénica, durante todo su desarrollo.
La pieza teatral se está exhibiendo desde el 26 y seguirá hasta el 30 de este mes, en la sala Ravelo del Teatro Nacional.
Al finalizar la puesta en escena, la actriz se dirigió al público diciendo: “Gracias por su presencia. Ahora lo que hace falta es compartirlo por sus redes sociales para que más personas puedan venir a disfrutarla, gracias a ustedes también por seguir apoyando al teatro, así que ¡vamos a bailar Bachata!”, expresó antes de que se cerrara el telón.
A su lado, el actor Orestes alzó sus brazos para mostrar su felicidad y luego de las palabras finales de la actriz, la tomó de la mano y se pusieron a bailar bachata, para disfrute del público, recordando que, como dicen desde el prólogo, así fue como los protagonistas (Yanela y Orestes), se conocieron.
Los actores se han unido en otras ocasiones en las tablas y han actuado como pareja en diversos proyectos teatrales.