Baja tasa de cáncer en criollos

POR ADALBERTO DOMINGUEZ
NUEVA YORK.-
Entre los grupos inmigrantes en Nueva York, los dominicanos tienen las tasas más bajas de cáncer colorectal, de la próstata, el páncreas, el estómago y el hígado, según los resultados de un estudio dado a conocer por los comisionados de Salud e Higiene Mental, doctor Thomas R. Frieden, y de Asuntos de Inmigración, Guillermo Linares.

Alan D. Avilés, presidente de la Corporación de Salud y Hospitales (HHC), también participó en la divulgación del estudio.

Asimismo, entre los grupos con mas incidencia de tuberculosis están los ecuatorianos y los mexicanos, cada uno con un 6% de los casos de la ciudad,  mientras que los dominicanos están en un 5 por ciento.

En el informe se indica que los neoyorquinos nacidos en el extranjero generalmente son más sanos que los neoyorquinos nacidos en los Estados Unidos, auque enfrentan retos para obtener acceso a los servicios de atención médica y algunos aspectos de su salud pueden declinar después de llegar a Nueva York.

Los adultos nacidos en el extranjero tienen menos probabilidades de fumar, beber alcohol en exceso, ser obesos o ser diagnosticados con VIH que los nacidos en los Estados Unidos, y tienen un índice de mortalidad infantil más bajo, conforme a los datos provenientes de un nuevo informe del Departamento de Salud, titulado “The health of immigrants in New York city”, el primer análisis completo de la salud de los neoyorquinos nacidos en el extranjero.

Durante el anuncio hecho ayer en conferencia de prensa, el doctor Frieden estuvo acompañado por Linares, Avilés y representantes de organizaciones comunitarias y proveedores de atención médica que sirven a los inmigrantes.

En general, los neoyorquinos nacidos en el extranjero también mostraron un índice de mortalidad infantil más bajo. Cuando los inmigrantes llegan acá, enfrentan grandes retos para tener acceso a los servicios de atención médica y a la atención preventiva. Esas barreras son especialmente problemáticas para las personas de habla hispana. Si bien los inmigrantes tienen mayor posibilidad de lograr acceso a la atención médica con el paso del tiempo, la evidencia sugiere que algunos aspectos de la salud de los inmigrantes, tales como la obesidad, empeoran cuanto más tiempo pasan en los Estados Unidos.

En las conclusiones del informe se indica que el acceso a la atención médica es un desafío para los neoyorquinos nacidos en el extranjero, particularmente para las personas de habla hispana. Ellos tienen menos probabilidades de tener un proveedor de atención médica primaria (52%) en comparación con los inmigrantes de habla inglesa (74%), y tienen el doble de probabilidades de reportar que no pueden obtener atención médica cuando la necesitan.

Entre aquellos que tienen cobertura de seguro médico, los adultos nacidos en el extranjero que hablan español tienen más probabilidades que las personas de habla inglesa de usar departamentos de emergencia de hospitales como su fuente principal de atención médica.

El informe también concluyó que los adultos nacidos en el extranjero tienen menos probabilidades de usar servicios de atención preventiva que los nacidos en los Estados Unidos. Por ejemplo, los nacidos en el extranjero tienen menos probabilidades que los nacidos en los Estados Unidos de recibir chequeos de su presión arterial (86% vs. 92%) y colesterol (67% vs. 77%), y menos probabilidades de recibir exámenes de detección del cáncer de colon (44% vs. 53%) y pruebas Pap (73% vs. 84%).

Existen grandes diferencias según el país de nacimiento

Los datos sugieren que los adultos nacidos en Ucrania tienen dos veces más de probabilidades de fumar que otros neoyorquinos nacidos en el extranjero. Los adultos nacidos en Italia, Polonia, México y Rusia también tienen índices altos de fumadores.

 Los datos sugieren que los individuos procedentes de Panamá y Honduras tienen más probabilidades de ser obesos que la población nacida en el extranjero o nacida en los Estados Unidos, considerada en general; los adultos nacidos en Corea son los que tienen menos propensidad a la obesidad.

 Los adultos nacidos en Honduras tienen tres veces más probabilidades de reportar que tienen diabetes que la población nacida en el extranjero o nacida en los Estados Unidos, considerada en general.

 El índice de nuevos diagnósticos de VIH entre adultos nacidos en Haití es casi cuatro veces superior al de la población nacida en el extranjero y casi 1.5 veces al de los neoyorquinos nacidos en los Estados Unidos.

“En general, los inmigrantes llegan a la Ciudad de Nueva York con mejor salud que los neoyorquinos nacidos en los Estados Unidos”, dijo el comisionado  Frieden. “La exposición al medio ambiente de los Estados Unidos parece aumentar su riesgo de obesidad y puede contribuir a un empeoramiento de su salud en general. Las barreras del idioma, el estatus de inmigración y los factores ambientales, tales como la mayor disponibilidad de alimentos poco saludables y la disminución en la actividad física pueden empeorar la salud de algunos neoyorquinos inmigrantes”.

“En una ciudad en donde uno de cada tres neoyorquinos nació en el extranjero y casi uno de cada dos trabajadores nació en el extranjero, este informe es un gran recurso para mejorar la salud de las familias y las comunidades”, dijo el Comisionado Linares. “Hacer todo lo posible para que los niños asistan a la escuela, que los trabajadores realicen sus tareas y que el comercio abra sus puertas todos los días protege la salud de todos los neoyorquinos. Pido a los proveedores de atención médica y a los legisladores que usen este informe para adaptar la forma en que atienden las necesidades de los inmigrantes”.

“La HHC tiene una historia extensa y meritoria de servir a todos los neoyorquinos, sin importar su estatus de inmigración o capacidad de pago “, dijo el Presidente de la HHC, Alan D. Avilés.

“Nuestro compromiso de combatir las enfermedades crónicas y otros problemas de salud que afectan de manera desproporcionada a los neoyorquinos de diversos orígenes se refleja en nuestro trabajo diario. Estamos ayudando a las personas con diabetes a controlar sus niveles de azúcar en la sangre y su presión arterial, combatiendo el asma para mantener a los niños en las escuelas y fuera de las salas de emergencia, realizando agresivamente exámenes de detección del cáncer de colon, de mama y otros tipos de cáncer para garantizar la detección temprana y el tratamiento, y expandiendo nuestro programa de pruebas del VIH para conectar a las personas con VIH con la atención médica tan pronto como sea posible “.