Bajan la guardia como si ya el virus fuera una tontería

Bajan la guardia como si ya el virus fuera una tontería

Asistencias masivas a espectáculos de arte y deportes, plazas comerciales, templos y aulas ocurren bajo escasas exigencias de mostrar certificación de vacuna y portar mascarillas, un desembarazo convertido en el mayor auspicio a la transmisión del virus SARS-CoV-2.

Vuelve la falta de apego a normativas de protección a la salud colectiva a debilitar crecientemente la lucha contra una pandemia de difícil control y alto riesgo para la vida.

Se trata de restricciones que dependen demasiado del estado de ánimo de administradores y organizadores de eventos sin real subordinación a las autoridades carentes de medios coercitivos como los que entran en función cuando se trata de toques de queda.

Lo que se ve es a un personal de seguridad privada a las puertas de sedes que alojan muchedumbres que no ponen rigor en directrices y que apenas dirigen atención a las tarjetas que les muestran –si es que muestran- los parroquianos.

La débil ordenanza dirigida a utilizar protección respiratoria solo vale para el primer tramo que los asistentes recorren para sumarse a multitudes y ocupar asientos.

De ordinario las algarabías que suscitan actuaciones artísticas y competitivas agitan al público con aceleradas entradas y salidas del aire pulmonar sin obstáculos faciales que la gran mayoría echa a un lado a la hora de «gozar».
No se hace sentir una gendarmería de salubridad que meta gente en cintura.

Más leídas