Balcones y ventanas decoradas

http://hoy.com.do/image/article/331/460x390/0/5300BCA4-63D6-4F7A-9AA1-11651CAE29A9.jpeg

En la avenida Independencia esquina Osvaldo Báez se encuentra una edificación de dos niveles, cuya formación de balcones es única en todo el sector de Gazcue.             

POR SEGUNDO ANTONIO VÁSQUEZ
La ciudad primada de América y sus alrededores tienen muchas edificaciones con elementos arquitectónicos donde se distiguen sus balcones y ventanas con detalles arquitectónicos finalmente elaborados.

En la avenida Independencia esquina Osvaldo Báez se encuentra una edificación de dos niveles, cuya formación de balcones es única en todo el sector de Gazcue.

Totalmente curvados sin ventanas ni balaústres al ser compactos, los cuales desde su borde surgen cinco aberturas  rectangulares enmarcadas con vidrios, protegidos con un especial enrejado de metal cuyas barras desde abajo se proyectan hacia adelante en forma también curva.

Ya en el remate aparece una curiosa marquesina cuya formación es cóncava, lo que los hacen ver más llamativos.

Asimismo, en la calle Leonor de Ovando esquina Las Carreras se puede apreciar una residencia antigua de dos niveles cuyo par de ventanas del lateral norte son muy curiosas. Son tres en una, la del medio es más alta que las otras. Están divididas por dos cortas pilastras de las cuales surge un arco de medio punto que de menor a mayor altura sobresalen, cuyos bordes laterales son molduras que doblando arriba forman dos ángulos rectos que unidos de ambos lados cierran invertidos.

Ya en la parte superior de cada una, lateralmente aparece la decoración de una moldura que iniciada curvamente con un globito se enrosca con otro, en cuya parte más arriba le continúa un par que comenzando con igual formación terminan con doble espiral prosiguiendo unidas a otras invertidas hacen lo mismo. Pero en su alto centralmente tienen encima un bloque con tres molduras curvas abultadas.

Debajo se puede apreciar una corta moldura sobresaliente que deja una larga cavidad donde hay una jardinera sembrada con matas y desde allí surge una rejilla de metal formando largos rombos que cubren la ventana.

También, en la calle El Conde esquina Espaillat aparece una edificación de dos niveles, donde la fachada del segundo, la parte del ángulo que tiene el vértice cortado, presenta otro balcón formando media circunferencia, pero no de concreto compacto sino esta vez con balaústres de barras de metal formando centralmente cuadribulados entre otras verticales.

Detrás hay una ventana enrejada cuyo alto tiene un arco de medio punto rodeado de un marco que incrustado presenta varios mosaicos de colores azul, amarillo y blanco, pero en sí la ventana está más abajo toda cerrada con persianas.

Igualmente, en la calle Sánchez número 158 se aprecia una residencia de dos niveles, cuya fachada en el segundo presenta un balcón compacto de curioso estilo, debido a que lateralmente tiene un cuerpo abultado formado por dos cortas curvas que se unen a otra igual central, el cual se proyecta hacia adelante. Estos dejan huecos en lugar de balaústres cuyas barras curvadas y redondas del medio forman rombos y sus pasamanos son ondulados que debajo, centralmente tienen un soporte de concreto cuyo cuerpo ondulado está abultado.

La pared del lateral derecho presenta una ventana con persianas de vidrios, abierta en una pared que tiene lados verticales con molduras salientes también curvadas iniciadas debajo de mayor a menor iguales pero en forma escalonada, y encima encajada presenta abultadamente un cuerpo triangular.

En el lado izquierdo, esta vez hay una ventanita enrejada cuya abertura en la pared interior de la parte arriba deja un fondo formando dos ángulos rectos unidos invertidamente.

Esta tiene seis marcos con vidrios, pero arriba cada lado la pared presenta una triple moldura horizontal en la cual desde el medio surge otra que verticalmente se eleva, como también debajo hay otra también triple escalonada que la rodea.

Además, tiene otro balcón más pequeño y corto nunca visto, el cual en cada lateral presenta la elevación de una moldura escalonada cuya baranda de concreto está casi cerrada al tener escasamente cuatro aberturas cuadradas.