Ban Ki-moon comienza su mandato con
un llamamiento a la unidad de acción

Paco González Paz 
Naciones Unidas, 2 ene (EFE).- El surcoreano Ban Ki-moon comenzó hoy en la ONU su mandato como secretario general con la firme disposición de “tender puentes” y con un llamamiento a la “unidad de acción” para afrontar las crisis internacionales.
  

Ban, de 62 años de edad, llegó a pie a la sede central de la ONU, en Nueva York, donde fue recibido con todos los honores por el personal y la guardia de la organización, como señal de bienvenida al nuevo secretario general.
  

Antes incluso de reunirse con el personal y sus más directos colaboradores, el sucesor de Kofi Annan tuvo un breve encuentro con la prensa acreditada en la ONU, ante la que desgranó algunos de los objetivos de su mandato.
  

El más importante, dijo, es tratar que los grandes desafíos “sean afrontados colectivamente, con los esfuerzos y la sabiduría colectiva”.
   “Ninguna persona sola, ni siquiera el secretario general de las Naciones Unidas, ni ningún país, por fuerte y poderoso que sea, puede afrontarlo solo”, afirmó.
   “Necesitamos acometer un esfuerzo común”, insistió el secretario general, quien se mostró decidido a “tender puentes” para solventar la división y las brechas que se han abierto en los últimos tiempos en la organización mundial.
   Destacó que las crisis de Darfur (Sudán) y de Corea del Norte serán algunas de sus prioridades, además de los conflictos con Irán, en Irak y Oriente Medio.
   En un breve repaso por la actualidad internacional, se refirió a la ejecución del ex presidente iraquí Sadam Husein el pasado sábado, aunque evitó condenar la imposición de la pena capital con el argumento de que esa decisión “depende de cada Estado miembro”.
   Posteriormente, la recién nombrada portavoz del secretario general, la periodista haitiana Michèle Montas, aclaró que, si bien la posición general de la ONU es contraria a la pena de muerte, el secretario general prefiere mantener una posición “abierta”, vinculada a la legalidad de cada país.
   Aclaró que en el país de origen de Ban, Corea del Sur, la pena de muerte es legal, y recordó que para el nuevo secretario general la prioridad en el caso de Sadam Husein es “no olvidar a las víctimas y que se haga justicia”.
   En su primer recorrido por la sede de Nueva York como secretario general, Ban guardó unos minutos de silencio en la sala donde se rinde tributo al personal de la ONU que ha perdido la vida en el desarrollo de sus obligaciones.
   Además, mantuvo un breve pero multitudinario encuentro con el millar de empleados con trabaja en la sede de Nueva York, una reunión que se celebró a puerta cerrada pero en la que, según trascendió, habló de la necesidad de impulsar la reforma de la organización.
   Igualmente, se entrevistó con el presidente de turno del Consejo de Seguridad, el embajador ruso Vitaly Churkin, y con el equipo de secretarios generales adjuntos, todos ellos de la etapa de su antecesor.
   De hecho, una de las tareas inminentes que debe abordar es la configuración de su equipo, aunque durante el fin de semana ya anunció dos nombramientos, el del diplomático indio Vijay Nambiar como su jefe de gabinete y el de Montas como su portavoz.
   La periodista haitiana explicó en su comparecencia ante los medios que los próximos nombramientos serán los de los responsables de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) y del departamento de Administración y Gestión, que están vacantes.
   En Naciones Unidas se hacen conjeturas sobre que este último cargo recaerá en la mexicana Alicia Barcena, quien en el último año ha ejercido como jefa de gabinete de Kofi Annan.
   Michèle Montas explicó que para el resto de nombramientos Ban consultará con los Estados miembros, si bien tiene intención de que la Vicesecretaría General de la ONU recaiga en una mujer procedente del Tercer Mundo. EFE