Ban Ki-moon pide acelerar la negociación para un acuerdo en París sobre el clima

Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas. Archivo
Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas. Archivo

París. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy que se acelere el ritmo en las negociaciones sobre el cambio climático porque quedan menos de 100 días para la cumbre de diciembre en París en la que debería firmarse el acuerdo.

“Pido a los líderes mundiales que den un mensaje claro a los negociadores de que tienen que acelerar”, subrayó Ban en una conferencia de prensa junto a los dos ministros que se relevan en la organización de las cumbres sobre el cambio climático, el peruano Manuel Pulgar y el francés Laurent Fabius.

Insistió en que “la reunión de París es el último plazo” y eludió responder directamente a la pregunta de quiénes son los que están retrasando los avances.

En su respuesta, recordó que aunque los Estados llevan negociando una veintena de años, en realidad sólo fue el año pasado en Lima cuando se adoptó un texto, que todavía no era más que un borrador.

Para el secretario general de la ONU hay “cuatro grandes problemas” para obtener el compromiso- “el nivel de las ambiciones”, la cuestión de si el acuerdo será vinculante jurídicamente o no, las responsabilidades “comunes pero diferenciadas” de unos y otros países y la financiación.

Fabius, como anfitrión de la cumbre de diciembre, reiteró el mismo mensaje de que “hay que acelerar” y dijo que la negociación “es una lucha contrarreloj” porque cuanto más se tarde en aplicar un programa global para reducir las emisiones de efecto invernadero, más difícil será cumplir el objetivo de limitar el calentamiento a dos grados centígrados.

El ministro francés también formalizó el anuncio de una conferencia en París los próximos 5 y 6 de septiembre, con una cincuentena de ministros representativos de todas las regiones del mundo para discutir en particular sobre los mecanismos de financiación, la adaptación al cambio climático y las tecnologías que pueden ayudar.

Pulgar, por su parte, se esforzó en transmitir “un mensaje de esperanza y de optimismo” porque “lograremos -dijo- un acuerdo a finales de año”.

A su juicio, el fracaso de la cumbre de Copenhague de 2009 no se repetirá- “estamos en un proceso en que basamos el consenso en la confianza” y “estamos trabajando de una forma muy transparente” con la sociedad civil.

El ministro peruano del Medio Ambiente consideró que “no es el momento de culpar a unos y a otros” e hizo notar que lo que se pretende es fijar “un nuevo paradigma para el desarrollo en el futuro”.