Banco Agrícola: En proceso de transformación de sistema análogo a digital

Banco Agrícola: En proceso de transformación de sistema análogo a digital

Fernando Durán pondera seguimiento a campesinos

Con una inversión superior a los RD$270 millones, el Banco Agrícola de la República Dominicana (Bagrícola) se encuentra inmerso en un proceso de transformación de análogo a digital, informó ayer su administrador general Fernando Durán.

“Uno de los grandes retrasos que tenía el banco era justamente el poco uso que hacia de las tecnologías aplicada a las finanzas. Necesitamos incorporar una serie de herramientas que nos permitan garantizar los procesos, la transparencia, la agilidad y la seguridad”, precisó.

De acuerdo a lo explicado por el funcionario, antes una solicitud de crédito conllevaba un “montón” de papeles y tomaba semanas para su depuración, sin embargo, hoy día lo están haciendo de manera digital. Cuando un productor hace una solicitud, un técnico del banco visita la finca, hace el levantamiento y valida, en tiempo real, a través de una tablet y en base a un formulario con la información básica, detalló.

Puede leer: Abinader inaugura planta de aguas residuales en Baní con inversión de 312 millones

Durante su participación en el Almuerzo Semanal del Grupo de Comunicaciones Corripio, Durán agregó que han adquirido los software para seguimiento en términos de ciberseguridad.

En su exposición, Durán dijo que solo en ciberseguridad, el proceso de licitación para la compra de equipos ascendió a RD$77 millones.

Informó que los próximos meses tienen contemplado emitir tarjetas de créditos del banco, las cuales serán de mucha utilidad para los productores.

Hizo referencia también a la creación del Departamento de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Según explicó las 64 unidades operativas del banco a nivel nacional funcionaban con su propio sistema informático, lo que era improcedente.

“Hoy día eso ha cambiado y se ha puesto en marcha un plan de convergencia con toda la información centralizada. En estos tiempos, algo inimaginable era que no se podía hacer transferencia de banco a banco. No teníamos internet banking. Todo eso lo estamos resolviendo, incluyendo, las herramientas tecnológicas para poder recibir transferencias desde el exterior. Estamos en un profundo proceso de transformación”, precisó.

Le puede interesar: Indrhi: aprobación de Ley de Ordenamiento Territorial favorece la tecnificación de riego

En su narrativa, el funcionario dijo que asumieron el gran desafío de llevar la “bancarización” a la entidad.

Este proyecto es ejecutado con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
De igual forma, están enfocados en llevar más tecnología al campo. “Que el hombre y la mujer del campo tengan acceso a más posibilidades, más oportunidades”, agregó el funcionario.

En el encuentro, Durán dijo que fortalecer la productividad, por medio de la tecnología es uno de los retos de la institución.

Están enfocados en capacitar al campesino para que pueda tener más conocimiento del ambiente de negocio en que se desenvuelve.

“Estamos desarrollando lo que se conoce como la agricultura de contratos, esto es que el agricultor desde que siembra, sabe quien le va a comprar y tienen un precio convenido”, detalló.

El funcionario participó en el tradicional almuerzo acompañado de Solangy Mejía, directora de Servicios Administrativos y Enmanuel Sosa, director general de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Financiamientos

Al hacer referencia a los proyectos de apoyo a productores, dijo que recibirán financiamiento de dos entidades bancarias internacionales por un monto superior a los 200 millones de dólares.

Sin embargo, precisó que no es solo otorgar facilidades crediticias, sino que también es fundamental ofrecer seguimiento y asesoría técnica a los hombres del campo para que puedan optimizar la tierra.

Ponderó que el Gobierno mantiene un diálogo permanente con los sectores productivos del país, lo que garantiza que exista un flujo de información y de atención a las necesidades relativas a los productos de primera necesidad.

Desde su óptica, el dominicano es buena paga. La morosidad de pago en estos momentos ronda en un 6.4 por ciento, agregó.