Banco Central expone ofrendas de los feligreses de la Virgen de la Altagracia

http://hoy.com.do/image/article/236/460x390/0/F5B524A8-76C1-4D73-8038-032AAF82C9AF.jpeg

Con la presencia del nuncio apostólico de Su Santidad, Timothy Broglio, y del obispo de la Diócesis de La Altagracia, monseñor Gregorio Nicanor Peña, el Banco Central de la República Dominicana dejó inaugurada la exposición “Exvotos, Promesas y Milagros del Santuario de Higüey”, en la Sala de Exposiciones Temporales de su Museo Numismático y Filatélico.

Hablando en nombre del gobernador Héctor Valdez Albizu, la vicegobernadora Clarissa de la Rocha de Torres definió las creencias religiosas del pueblo dominicano como “un fuerte sostén para todos, acudiendo en nuestra ayuda y dándonos consuelo oportuno en los momentos más difíciles”.

“Desde nuestros orígenes, cuando éramos una isla indivisa y la vida discurría apaciblemente, sin otros recursos que la agricultura de conuco y la crianza de animales, las creencias religiosas han sido fundamentales para nosotros”.

Precisó que “en el pasado, la colectividad compartía una fe que alimentaba la conciencia y el accionar de hombres y mujeres. Así, cada episodio histórico importante en que se ha puesto a prueba la capacidad de la gente para sobrevivir, en la época colonial o en la primera República, en períodos de invasiones o de guerra civil, las creencias religiosas han jugado un papel estelar”, dijo la funcionaria.

Sostuvo que la exposición “Exvotos, promesas y milagros del Santuario de Higüey” encuentra su razón de ser en esa fe religiosa del pueblo dominicano, que todavía se mantiene, pese a los cambios de la modernidad, en su devoción y su agradecimiento a Dios, a través de objetos diversos en oro, plata y piedras preciosas, de los que tenemos valiosas muestras en esta exposición, gracias a la generosa colaboración de las autoridades del Santuario de Higüey.

Agradeció la colaboración de las autoridades para el montaje de la actividad y distinguió los aportes del cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, representada por monseñor Ramón de la Rosa y Carpio, arzobispo de Santiago y monseñor Ramón Benito Ángeles Fernández, secretario general.

También agradeció a los integrantes de la Comisión de Seguimiento los trabajos de mantenimiento y remozamiento de la Basílica Nuestra Señora de la Altagracia, integrada por monseñor Gregorio Nicanor Peña, obispo de La Altagracia; a Danilo Medina, secretario de la Presidencia; a Freddy Pérez, secretario de Obras Públicas y Comunicaciones; Alejandro E. Grullón E., gobernador de la Basílica Nuestra Señora de La Altagracia;  Ramón Menéndez, miembro; reverendo padre Evaristo Areché, rector de la Basílica Nuestra Señora de La Altagracia; al Centro de Comunicación y Producción Audiovisual del Centro Bonó y al Departamento Cultural del Banco Central, a través del Museo Numismático y Filatélico.

El director del Departamento Cultural del Banco Central, José Alcántara Almánzar, destacó durante el acto el valor histórico de la actividad y aseguró que la exposición “Exvotos, promesas y milagros del Santuario de Higüey”, “nos introduce en los meandros de lo sobrenatural, lo espiritual, lo mágico, lo religioso, un ámbito inherente a todas las sociedades del planeta, desde la prehistoria hasta nuestros días.

Informó que entre las piezas más valiosas se encuentran el Portaviático del Santuario de Higüey, en oro de 14 quilates, fabricado en 1779, y el Crucifijo de oro martillo, del mismo año, así como la “Lámpara de los Milagros”.

También están expuestas coronas a la Virgen, crucifijos, los gemelos de Monseñor Nouel, el pectoral de monseñor Lino Zanini, el pectoral de monseñor Hugo Eduardo Polanco Brito, el brazalete y el anillo de monseñor Roque Adames y pinturas de la Virgen de La Altagracia.

Durante el acto, el obispo de la Diócesis de La Altagracia, monseñor Gregorio Nicanor Peña, obsequió al gobernador Valdez Albizu un souvenir que fue bendecido en 1988 por el Papa Juan Pablo II, en ocasión de la colocación de las puertas de la Basílica de Higüey.

También estuvieron presentes el reverendo padre Evaristo Areché, rector de la Basílica Nuestra Señora de La Altagracia, el reverendo padre Carlos Rodríguez, de la Compañía de Jesús y José Chez Checo, presidente de la Academia Dominicana de la Historia.

Por el Banco Central también estuvieron Clemente Taveras Rivas, subgerente de Operaciones; Rolando Reyes, subgerente técnico, así como asesores, directores departamentales y consultores de la institución bancaria.