Banco Central prohíbe pago en monedas extranjeras

16_09_2016 HOY_VIERNES_160916_ El País4 A

El Banco Central de República Dominicana (BCRD) dio un plazo de 90 días para el retiro de las Terminales de puntos de venta exclusivas para pagos en moneda extranjera instaladas en los establecimientos comerciales del país.

La información está en una carta que envió el Banco Central el 25 de agosto pasado a los operadores de puntos de venta, donde se advierte y aclara que la unidad monetaria nacional es el peso dominicano.

El documento, firmado por el gerente del Banco Central, Erving Nova Bello, indica que “se ha venido observando con preocupación la práctica de algunas empresas comerciales, nacionales y extranjeras, legalmente constituidas, de exigir los pagos de sus bienes o servicios en moneda extranjera solamente, instalando para estos fines terminales de punto de venta exclusivos en moneda distinta al peso dominicano”.

Agrega que el establecimiento de los citados POS, obliga al consumidor a pagar en una moneda distinta a la que circula en el país, lo cual atenta contra la libre determinación del consumidor, además de que genera una presión innecesaria al mercado.

Especificó que esos dispositivos para el pago con monedas extranjeras solo pueden ser instalados en establecimientos ubicados en las zonas libres de impuestos del país.
“Los clientes que poseen tarjetas bancarias emitidas en moneda extranjera podrán seguir utilizando dichos instrumentos con normalidad de puntos de venta en moneda local”, puntualizó.

En la comunicación les aclara que “el peso dominicano es la moneda oficial de República Dominicana y su efecto liberatorio para el pago de deudas y obligaciones, así como para la adquisición de bienes y servicios, se extiende sin excepciones por todo el territorio nacional, sin prejuicio de la libertad de referencia a otras monedas”.

Se estima que ese tipo de operaciones genera distorsiones y efectos negativos al mercado cambiaron.

En los últimos días diversos sectores han denunciado supuesta escasez de dólares en el mercado cambiario local, lo que impide realizar sus operaciones comerciales con normalidad.