Banco Mundial: precios de los alimentos en el mundo suben 10% en julio

WASHINGTON, (AFP).- El Banco Mundial informó el jueves que la sequía en las zonas productoras de Estados Unidos y el este de Europa provocó un alza mundial de los precios de los alimentos de 10% en julio con respecto a junio, lo que supone una amenaza para la seguridad alimentaria de millones de personas.

El incremento de los precios, provocado principalmente por una devastadora ola de calor en la zona central de Estados Unidos, el mayor productor mundial de maíz y de soja, implica un riesgo para millones de personas en todo el mundo, en especial en los países que dependen de la importación de granos, dijo la entidad en un comunicado.

Los precios del maíz y del trigo subieron 25% entre junio y julio, mientras que la cotización del grano de soja se incrementó 17%. Tanto el maíz como la soja tocaron máximos en el mercado, por encima del tope alcanzado durante la crisis alimentaria de 2008. Sin embargo, el arroz, un alimento clave para muchas zonas, bajó 4%.

“Los precios de los alimentos subieron de nuevo de forma brusca, lo que amenaza la salud y el bienestar de millones de personas”, dijo el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim. “África y el Medio Oriente son especialmente vulnerables, pero también personas de otros países donde los precios de los granos han subido abruptamente”, afirmó. Este incremento es particularmente marcado en algunos países de África.

Por ejemplo en Mozambique, el precio del maíz subió 113% entre junio y julio, mientras que el sorgo avanzó 220% en Sudán y 180% en Sudán del Sur, según los datos del BM. De esta forma, el índice de precios de los alimentos elaborado por el Banco Mundial se ubica un 6% por encima del registado en julio del año pasado.

Las proyecciones de la entidad no son optimistas, ya que el BM proyecta que los precios permanecerán en un nivel muy “alto” con una gran “volatilidad” en el largo plazo debido a la “crecimiento incertidumbre con respecto a la producción agrícola”. A principios de agosto, la organización efectuó el mismo diagnóstico, afirmando que podría haber un rápido deterioro de la situación.

En tanto, la organización no gubernamental Oxfam, criticó la falta de una respuesta política. La institución dijo que estos datos “deberían despertar a los gobiernos y hacerlos tomar conciencia de que es necesario que se adopte con urgencia una acción para frenar la volatilidad de los precios de los alimentos”.

Por su parte, el Banco Mundial dijo que estar listo para ampliar su programa global de ayuda a la agricultura, que tiene un presupuesto proyectado para 2012 de 9.000 millones de dólares.