Banco suizo pagará multa US2.500 millones a EEUU

El Gobierno, la Reserva Federal y la Agencia de Recaudación de Impuestos  del estado de Nueva York recibirán las compensaciones

De los Servicios de Hoy. El banco suizo Credit Suisse acordó pagar una multa de más de 2.500 millones de dólares (más de 1.800 millones de euros) al gobierno estadounidense y declararse culpable de ayudar a evadir impuestos y capitales a sabiendas, informó ayer el Departamento de Justicia.

El acuerdo se da tras largas negociaciones con el Departamento de Justicia, la Reserva Federal y el Departamento de Servicios Financieros del Estado de Nueva York.

Esta es la primera vez en casi dos décadas que un banco admite su culpabilidad en un caso penal en Estados Unidos, algo que no se daba desde 1995, cuando el japonés Daiwa Bank reconoció ser culpable de ocultar pérdidas a los reguladores.

Además, el monto de la multa es el más alto en un caso penal de impago de impuestos de la historia de Estados Unidos. Credit Suisse creó cuentas secretas en el extranjero, ocultó información a reguladores y “no siguió ni los pasos básicos que requiere la ley” para que sus clientes más ricos no pagaran impuestos, aseguró el secretario de Justicia, Eric Holder.

“Esto debe mandar un mensaje de que no vamos a tolerar estos comportamientos y se les perseguirá de manera penal. No hay institución financiera, independientemente del tamaño y ámbito internacional, que esté por encima de la ley”, aseguró Holder.

El Gobierno estadounidense, la Reserva Federal y la Agencia de Recaudación de Impuestos (IRS) del estado de Nueva York recibirán las compensaciones millonarias en concepto de pago de multas y para restituir el daño fiscal ocasionado.

El pago es mucho mayor que la multa de 780 millones de dólares que el banco UBS acordó pagar en 2009 por ayudar a estadounidenses a evadir el pago de impuestos.

La multimillonaria multa a Credit Suisse se suma a los 196 millones de dólares pagados por un caso relacionado después de que la comisión del mercado de valores (SEC) acusase al banco suizo de proveer servicios que no registraba ante los reguladores.

El banco ayudaba a sus clientes más adinerados a evadir el pago de impuestos en Estados Unidos y a blanquear capitales y el acuerdo del pago de esta última multa se da para evitar que la investigación desembocase en una condena penal.