Bancos centrales  refuerzan  finanzas

http://hoy.com.do/image/article/675/460x390/0/73E11680-A317-4F4E-87FF-5C12B3DCC6D4.jpeg

Nueva York.  Agencias.  Los mayores bancos centrales mundiales han anunciado acciones coordinadas para reforzar su capacidad para proveer de liquidez al sistema financiero global, según han anunciado en un comunicado conjunto colgado en sus respectivas páginas web.

El objetivo de estas medidas es reducir las tensiones en los mercados financieros y mitigar los efectos de estas tensiones en el crédito a las familias y los negocios para ayudar a mejorar la actividad económica.

En concreto, el Banco de Canadá, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón, el Banco Nacional de Suiza, el Banco Central Europeo y la Reserva Federal han llegado a un acuerdo para reducir los precios de las actuales líneas de swaps (intercambios recíprocos de divisas) en dólares en 50 puntos básicos. Así, a partir del 5 de diciembre de 2011 el nuevo tipo será del overnight index swap más 50 puntos básicos.

Además, se ha aprobado la extensión de la autorización de estos intercambios, cuyo objetivo es facilitar la liquidez en dólares al resto de bancos centrales mundiales, hasta el 1 de febrero de 2013.

Asimismo, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón, el Banco Nacional de Suiza y el BCE continuarán ofreciendo dólares en subastas a tres meses hasta nueva notificación.

Los grandes bancos centrales han ido acordando sucesivamente estas líneas desde comienzos de la crisis, dando liquidez en dólares tanto a una semana como en subastas a tres meses.

La última reactivación de estos programas se produjo en mayo de 2010, posteriormente se han ido ampliando hasta agosto de 2012, operaciones que ahora se extenderán hasta febrero de 2013.

En la práctica significa que la banca central tendrá acceso ilimitado a dólares en todo el mundo.

Todo el mundo ofrecerá distintas monedas

Como medida de contigencia y novedad, también estos bancos centrales han llegado a un acuerdo para que la liquidez pueda ofrecerse en cada país en cualquiera de las monedas. Es decir, las líneas de swaps se extienden a otras divisas, no solo a dólares, y cada banco central tendrá acceso al resto de divisas para ofrecerlas a sus entidades.

Actualmente, no hay necesidad de ofrecer liquidez en monedas extranjeras distintas a los dólares, pero los bancos centrales juzgan que es prudente llegar a los acuerdos necesarios para que se pueda hacer rápidamente.