Bandas traen haitianas para mendigar en calles

POR MANASES SEPULVEDA
El ex cónsul de Haití en República Dominicana, Edwin Paraisson, denunció ayer que una red de bandas domínico-haitianas, en contubernio con autoridades de migración y militares, trae al país mujeres haitianas con niños en brazos para ponerlas a mendigar en las principales avenidas de Santiago y Santo Domingo.

Acerca de las repatriaciones de hatianos, afirmó que hay corrupción y que hay gente que se aprovecha de la situación para cobrarle peaje a los haitianos repatriados y permitirles retornar a territorio dominicano.

“Se descubrió que había una casa de recibimiento, de alojamiento en Bonao como primera parada antes de llegar a Santo Domingo, así es que las autoridades lo saben que se trata de una red que nosotros hemos querido que tratemos de desmantelarla porque son personas inescrupulosas que se  aprovechan de nuestra gente”, dijo.

Añadió que, además, “como haitiano tengo que decirlo, tampoco proyecta una imagen positiva para nuestro pueblo ni para cualquier otro país que esté viendo esa situación”.

“Ustedes los pueden  ver en la Churchill, en la Abraham Lincoln, y yo mismo, cuando fui funcionario consular, bajé toda una tarde con agentes de la misión consular para darnos cuenta cuál es la magnitud del problema”, expresó.

Señaló que en una tarde ha podido contar entre 40 y 45 mujeres con niños arropados en brazos.

Precisó que esas mujeres vienen de Pilat, una comunidad rural en la zona de Juana Méndez, y llegan hasta Santo Domingo pese a los chequeos militares en las carreteras.

Dijo que en Barahona hay por lo menos cuatro chequeos para cualquier vehículo que venga o vaya desde Pedernales, Jimaní o desde Elías Piña- En el quince de Azua hay un chequeo militar importante donde hay patrullas y militares que requieren las documentaciones.

“Las mujeres que vemos en las calles en las esquinas importantes de la ciudad de Santo Domingo o de Santiago no vienen solas, no pueden llegar solas, porque no solamente tienen el problema de los chequeos militares pero también tienen el problema de no conocer la ciudad”, expresó.

Manifestó que hace unos tres  años que había llevado todas las documentaciones con informaciones después de las inspecciones que había hecho la misión consular de esas esquinas donde siempre han visto a sus compatriotas. Señaló que la red logra tener al final del día unos 300

pesos por cada pedigüeña haitiana, a las que recogen en horas de la tarde.

“A veces usan una camioneta. Nos hablaron de otro punto que está en Los Alcarrizos, donde ya es una hora precisa para tanto recoger a las mujeres con sus niños en la mañana como para llevarlas en hora de la tarde”, dijo Paraisson, quien agregó que hay bastante información sobre ese caso.

REPATRIACIONES

Respecto a las repatriaciones señaló que existe corrupción y que hay personas que se aprovechan de la presencia de los ilegales haitianos en la República dominicana.

Dijo que se sabe que la gran mayoría de quienes son repatriados al otro día ya comienzan a regresar y para poder entrar tienen que pagar un peaje. A su juicio, mientras persista la crisis política en Haití habrá presión migratoria sobre la República Dominicana. Entiende que en Haití se debe lograr un cambio del liderazgo político y un cambio de mentalidad en la manera de hacer la política es difícil que se pueda prever cambios radicales políticos y económicos en Haití.

Sostuvo que todos los actores principales de la crisis han fallado y tienen una cuota grande de responsabilidad en la situación caótica en Haití.

Paraisson habló del tema al ser entrevistado en el programa “La Verdad Ante Todo”, que producen las periodistas Rosa Alcántara, Leonora Ramírez y Nelly Ramírez.

Criticó que en Haití se pudo haber dado muestra de mayor tolerancia y flexibilidad política.

Dijo que el gobierno haitiano nunca ha cuestionado ni ha puesto en duda el derecho soberano que tiene la República Dominicana de repatriar a los haitianos “lo único que se ha pedido es que las repatriaciones se hagan respetuosas de los derechos humanos y de los acuerdos a nivel internacional  de los cuales la república dominicana es signatario y también acuerdos bilaterales, el de diciembre del 99”, expresó.

Sostuvo que es lamentable que esos acuerdos se estén violando, porque en los últimos casos se han repatriado haitianos separándolos de su familia, así como no se han hecho en el horario que dice el acuerdo y las autoridades consulares haitianas no han recibido informaciones de quienes serían repatriados.

“Esta experiencia muy dolorosa que hemos vivido tiene por lo menos que las autoridades competentes en la república dominicana tienen que corregir y evitar que una situación parecida vuelva a repetirse”, dijo.

Consideró que Haití está en una situación de crisis política grave que se deteriora, lo que afecta en parte la dinámica de las relaciones.

Sostuvo que los dos países tienen financiamientos pendientes para programas binacionales en la zona fronteriza, pero la comunidad internacional a pesar de que ha habido un cambio de autoridad el 29 de febrero del año pasado con la salida del ex presidente Jean Bertrand Aristide, todavía ha sido reticente para derogar fondos para el gobierno de transición.

Dijo que en julio pasado, en una reunión celebrada en Washington, se aprobó un fondo de US$4,000 millones para ser invertidos en varios proyectos, así como otro encuentro en una isla francesa, en el que todos los organismos crediticios internacionales prometieron apoyar financiamientos a unos 380 programas de desarrollo “pero todo esto en parte con proyectos binacionales están pendientes de financiamiento por la situación de crisis”.