Barca a final de Copa Messi se viste de Maradona

http://hoy.com.do/image/article/302/460x390/0/1EBDFEC5-B983-4F8B-832A-734F60046A7A.jpeg

Barcelona. (EFE).- Leo Messi regaló una obra de arte al fútbol en la victoria del Barcelona ante el Getafe (5-2). Messi calcó un gol, el segundo de su equipo, parecido al que Diego Armando Maradona consiguió con la selección argentina en el Mundial de México 1986, para certificar un triunfo que deja al Barça a las puertas de la final de la Copa del Rey.

En un partido espectacular, que recordó al de las mejores noches coperas, el equipo de Frank Rijkaard encaró el partido muy bien en el primer tiempo (3-0), reaccionó el Getafe espléndidamente con dos goles en dos minutos del segundo tiempo (3-2) y al final volvió a dejar la eliminatoria muy favorable a sus intereses con dos nuevos goles, uno de Gudjohnsen y otro de Eto’o (5-2).

Messi se transformó esta noche en Maradona. Recogió un balón en la línea divisoria. Encaró a Nacho, de quien se deshizo con un túnel, después de un toque sutil también superó a Paredes, condujo con el balón junto a la bota para eludir a Alexis y adentrarse en el área, donde le esperaba Belenguer, que no pudo frenarle, ni tampoco el portero Luis, que vio como el argentino le regateaba y le batía de un tiro junto a la línea de cal que pasó por encima de Cortés.

Era el 2-0. El gol soñado por muchos y que sólo uno hasta esta noche, Diego Armando Maradona, había conseguido. Deco y Gudjohnsen se llevaron las manos a la cabeza, el Camp Nou se pobló de pañuelos blancos y Messi aún sigue sonriendo.

El Camp Nou no echó hoy de menos a Ronaldinho, que volvió a descansar por segundo partido consecutivamente, y disfrutó con el juego de su equipo, tres días después de la dubitativa actuación ante el Mallorca.

De salida, el Getafe tuvo su momento, la gran oportunidad de adelantarse en el marcador, cuando Casquero se midió con Jorquera en el minuto 3. El habitual suplente de Valdés estuvo a la altura de las circunstancias.

A partir de entonces, el Barça se hizo el partido suyo. Alineó Rijkaard a sus tres creadores (Iniesta, Deco, Xavi) en la medular, que le dieron mucho ritmo a su fútbol, a pesar de que Schuster intentó maniatar especialmente esta línea de los barcelonistas.

El 1-0 fue un gol de ‘crack’. Lo hizo Xavi, quien recibió de Messi, realizó un control orientado dentro del área, se deshizo de dos rivales y batió a Luis en el minuto 19.

Después de ese tanto, el Barça se gustó, el Getafe le vio las orejas al lobo y retrasó un poco más sus líneas, hasta que apareció Messi para marcar el 2-0 en el minuto 29, un gol de los que no se ven, de los que sirven para levantar la moral a su equipo y hundir al contrario.

El 2-0 fue una obra de arte. Cuatro jugadores y el portero del Getafe fueron los damnificados, Messi el autor de una jugada imposible que acabará en todas las cadenas de televisión, pero el festival del argentino no acabó aquí.

El rosarino recogió en el minuto 45 un centro de Deco, controló dentro del área recortó a Alexis y batió a Luis para el 3-0. El partido y la eliminatoria parecía totalmente decantada, pero entonces se produjo la reacción del Getafe.

Schuster pidió más agresividad a su equipo en el segundo tiempo. Puso a Güiza en juego y en dos minutos, los madrileños le dieron un susto al Camp Nou. Primero marcó Güiza, al aprovechar un rechace de Jorquera en un lanzamiento de falta de Casquero (m.58) y un minuto después, Nacho culminó una jugada desde la derecha para poner el 3-2 en el marcador.

La reacción del Barça fue fulgurante. Gudjohnsen, en un gol de delantero centro a la salida de un córner, marcó el 4-2 en el minuto 63.

Conducidos por unos espléndidos Xavi e Iniesta, el Barcelona encontró otra vez el temple necesario. Una asistencia de Xavi sobre Eto’o permitió al camerunés marcar el 5-2 (m.74) y dos minutos después Saviola entró por Messi ante el clamor del coliseo barcelonista.

La contundente victoria del equipo de Rijkaard la ha conseguido sin Ronaldinho y acerca al Barça, al rey de Copas, a una nueva final.