Barcelona se despide con la corona en Camp Nou 

BARCELONA (España) (EFE).- El campeón de la Liga español, el Barcelona, no pudo celebrar el título liguero con una victoria ante los suyos. Cedió un empate ante el Villarreal (3-3) y Diego Forlán le restó protagonismo a Samuel Eto’o, ya que el uruguayo marcó tres goles y se situó a uno del camerunés.

Además, tres lesionados de gravedad en el Barcelona, Edmilson, Gabri y Larsson, volvieron a jugar.

Los azulgrana se despidieron de la temporada en casa con un buen partido. No pudieron ganar, pero tuvieron ocasión para ello. Remontaron un 0-2 y se pusieron 3-2, con goles de Ronaldinho y de Giuly (2), pero Forlán marcó su 23 tanto liguero y dio un punto de oro a su equipo que lo tiene todo en su mano para jugar el próximo año la Liga de Campeones.

En una noche de fiesta, con entrega de la Copa de la Liga y el pasillo de campeones con el que Villarreal homenajeó al campeón Barcelona, el partido estuvo a la altura con un buen fútbol, tensión en el césped y un terreno de juego muy rápido. Con Valdés en el banquillo y el trofeo ‘Zamora’ ya asegurado, la oportunidad la tuvo Jorquera. El otro aliciente para los azulgrana era la posibilidad de que Samuel Eto’o alcanzara a Thierry Henry en la lucha por la ‘Bota de Oro’, pero el protagonista fue Forlán.

El Villarreal se jugaba mucho más que trofeos menores, tenía la oportunidad de hacer historia y clasificarse directamente para la próxima Liga de Campeones. Sin Riquelme ni Cazorla, el equipo de Pellegrini estuvo a un magnífico nivel y tuvo la fortuna de acertar a las primeras de cambio.

El peso del partido, con un juego muy fluido, lo llevó el Barcelona, que tuvo buenas oportunidades desde el principio, pero ni Ronaldinho ni especialmente Márquez, quien falló sólo ante Reina concretaron.

El día que Eto’o tenía la obligación de marcar, otro goleador, Diego Forlán fue el protagonista. Una jugada de Héctor Font habilitó al uruguayo, quien batió a Jorquera con un remate lejano (m.17).

A pesar del 0-1, los de Rijkaard siguieron controlando la situación. El juego y las ocasiones eran monopolio de los campeones. Ronaldinho cruzó demasiado desde muy cerca (m.20) y Giuly también tuvo una buena oportunidad.

Después apareció Eto’o, hasta entonces muy bien controlado por Gonzalo. En una jugada a la contra, el camerunés hizo gala de sus virtudes. Controló en carrera, encaró a Quique Alvarez, quien le derribó.

Eto’o no tuvo suerte. Engañó a Reina en el lanzamiento de penalti (m.24), pero su disparo dio en el travesaño. Nada que ver con lo ocurrido seis minutos después, la misma jugada en el otro área con Jose Mari y Oleguer como protagonista y Forlán no falló desde los once metros (0-2).

En el cuarto de hora final, renació el campeón y en siete minutos equilibró la balanza. Ronaldinho batió a Reina de un certero remate de cabeza tras jugada de Belletti (m.34) y Giuly, a la salida de un córner, fue más hábil que Reina y Gonzalo y equilibró el tanteador (2-2, m.37).

Edmilson, lesionado en octubre, volvió a disputar un encuentro y en el minuto 48, Giuly volvió a acertar. El corso se aprovechó de un error de Eto’o, recogió un balón en el área y remató cruzado para conseguir el 3-2.

Eto’o dudó en celebrarlo, ya que todavía se lamentaba de su error, pero Xavi y Deco le invitaron y el camerunés ya no dudó. Después Gonzalo (m.55) y Calleja (m.59) pudieron empatar, como también Deco (m.59) en una jugada en la que Eto’o tropezó con el soporte de la red de la portería, por lo que el juego tuvo que estar detenido siete minutos.

En una indecisión de Oleguer y de Edmilson, Forlán consiguió su tercer tanto, su vigésimo tercero en la liga (está a uno de Eto’o), y equilibró el partido en el minuto 70 y a partir de entonces el Villarreal se dedicó a mantener el resultado, que le iba muy bien para sus aspiraciones.