Barrios desconfían de actuación policial

POR FERNANDO QUIROZ
Mientras crece la incidencia de robos con violencia, por tantas  armas de fuego que poseén delincuentes, residentes en los barrios no ven en la Policía una respuesta adecuada a los nuevos patrones delictivos, y recomiendan que los agentes sean rotados con frecuencia o sustituidos por militares. Los delitos más frecuentes son el robo de motocicletas, de teléfonos celulares y joyas con o sin lesiones a las víctimas.

Se resalta que entre las nuevas modalidades también están los atracos en los hogares que involucran extorsión a las víctimas.

Esta preocupación consta en el informe del plan de Seguridad Democrática entregado hace unos días al presidente Leonel Fernández.

El informe tiene como fecha de conclusión 12 de julio de 2005. Fue entregado al presidente Fernández por el secretario de Interior, Franklin Almeyda; el procurador general Francisco Domínguez Brito y por el jefe de la Policía, mayor general Manuel de Jesús Pérez Sánchez.

Los estudios fueron realizados por la consultora Newlink Political, de Miami; con la participación de la socióloga dominicana Lilian Bobea.

Tomaron como muestra los barrios del Distrito Nacional, Capotillo, Gualey, 24 de Abril y Villas Agrícolas. También, de Santiago, La Joya, La Otra Banda, Cienfuegos y La Yagüita de Pastor. 

El gobierno se propone implementar de inmediato un plan piloto denominado “Barrios Seguros”, que se iniciaría en Capotillo. Incluye desde la presencia permanente de la Policía, hasta acciones coordinadas de las secretarías de Educación, de Obras Públicas y de Salud.

Enfrentamientos armados entre bandas, a cualquier hora del día, pero fundamentalmente en las noches, es una de las situaciones más desesperantes para los residentes en los barrios.

Se critica que los residentes en lugar de promover respuestas colectivas a los problemas, reaccionan a la violencia buscando salidas individuales, llegando, incluso, a ignorar o tolerar a los perpetradores como un recurso de sobrevivencia.

La gente del barrio atribuye su desprotección a la incapacidad que ven en la Policía para actuar oportuna y eficazmente, de manera preventiva y escrupulosa, y por otro lado, a las deficiencias del sistema de justicia.

Los bares, centros de prostitución y colmadones son vistos en los barrios como espacios que estimulan al alcoholismo y la drogadicción.

Mientras las personas de trabajo expresan el temor de ser asaltadas desde las 6:00 de la mañana cuando se dirigen a sus centros laborales. El informe también recoge que otros ciudadanos han tenido que dejar de visitar familiares y amigos por el peligro que representa desplazarse en las calles.

CONTROLAR TRAGANIQUELES

Además, de un programa de desarme, control de bebidas alcohólicas el informe entregado al presidente de la República recomienda controlar el funcionamiento de traganíqueles.

VÍNCULOS

La  Policía les parece a los residentes  mal informada, mal entrenada y mal equipada para enfrentar la delincuencia barrial.

Con frecuencia sus miembros son percibidos como asociados a los delincuentes y los tígueres. Las víctimas no se atreven a presentar denuncias por temor a infiltraciones.

La gente se queja de la violencia policial con sus redadas indiscriminadas, abusos y ajusticiamientos extrajudiciales.

DESTACAMENTOS

Según el informe, destacamentos visitados en los barrios proyectan la causa y la consecuencia de las deficiencias en la labor policial cotidiana.

-Reducido personal para la demanda y extensión del área que atienden.

-Las investigaciones descansan esencialmente en “informantes” y con frecuencia estos provienen de los mismos grupos delincuenciales porque la denuncia de los comunitarios no es una práctica. -Investigadores trabajan largas horas porque no hay recursos para montar dos turnos rotativos.

-Falta de equipos adecuados como chalecos antibalas. Tampoco están equipados con un sistema eficiente de comunicación que reporte oportunamente los incidentes para recibir refuerzos.

SIN PLANIFICACIÓN

El estudio concluye que en los destacamentos la planificación es inexistente o muy reducida.

-No poseen mapas del sector para ubicar las áreas de riesgo o las zonas del barrio con mayores actividades delictivas.

-Aunque dicen dar seguimiento a los casos bajo investigación, el estudio no pudo establecer la forma en que se ejecuta el seguimiento, qué tipo de coordinaciones establecen con el ministerio público u otras posibles instancias de involucramiento.

¿PATRULLAJE?

La actividad de patrullaje policial no tiene un objetivo claro, sino que se realiza al azar y de manera indiscriminada. Los niveles de supervisión reflejan deficiencias en el seguimiento y la evaluación de desempeño del personal, lo que limita toda labor preventiva. Las dos instituciones que compiten con la labor policial en término de su imagen y ámbito de incidencia son las Fuerzas Armadas y la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD).  

“JUSTICIA”

Observan que la justicia discrimina, pues favorece a los mejor conectados o con mayores recursos dentro del barrio.

“Inescrupolosamente libera o no procesa a los inculpados”, es otra de las consideraciones.

TESTIMONIOS

“Aquí estamos corriendo mucho peligro. Hay personas que han tenido que abandonar su casa, irse a otro lugar sin tener donde ir… aquí hay mucha violencia”.

“A ellos le conviene decir que el barrio (Capotillo) es malo, porque le sacan beneficio los mismos militares, la misma Policía, porque ellos van en unión con los mismos tígueres, entonces les conviene que Capotillo sea malo, que sea delincuente, no conviene que Capotillo se eduque, que tenga oportunidad, que los jóvenes de Capotillo tengan alguna oportunidad para salir adelante”, GFM.

“EL TÚNEL”

Entre los factores situacionales que inciden en la inseguridad en los barrios se cita la existencia de áreas de difícil acceso, derrocaderos, áreas debajo de puentes, callejones sin luz, escalones, cañadas.

“En ese barrio de Capotillo hay sitios que no se trabaja de noche, por ejemplo, hay un destacamento que le dicen el túnel, ese es Capotillo 3. Para bajar a ese destacamento hay que bajar por un túnel que es peligroso. Entonces es un sitio por el que no caben vehículos… tú tienes que dar la vuelta y bajar por Los Mina”, GF.

“TOQUE DE QUEDA”

Los apagones imponen toque de queda en los  barrios, “acortando el día”.

Afecta horarios nocturnos de escuelas, de llegada y salida; de los trabajos y libre movilidad interna en los barrios.

FALTA DE COHESIÓN

Se percibe poca cohesión social, aún entre las organizaciones comunitarias, dificultándose incluso la inversión social. Igualmente, se percibe bajo nivel organizativo entre los jóvenes.

En el caso de Capotillo, se aclara, no siempre fue así. Posee un historial de capacidades organizativas que en el pasado lograron aglutinar demandas sociales importantes ante las instancias gubernamentales.

Sin embargo, ese barrio ha perdido gran parte de estas capacidades y recursos que puedan impulsar el desarrollo un capital social renovado.

ESTRATEGIAS

Entre las estrategias que recomiendan para contrarrestar la problemática figuran la creación de organizaciones de juventud sin que medien intereses políticos. Que los jóvenes asuman compromiso militante contra problemáticas.

-Facilidades de acceso a prácticas deportivas y educativas con la construcción de instalaciones deportivas y planteles escolares.

-Proyectos de integración social de jóvenes que no estudian ni trabajan o que están integrados a las actividades delictivas.

-Programa de educación cívica y ciudadana para buena convivencia.