Bases del PRD en campaña difícil

http://hoy.com.do/image/article/8/460x390/0/EFAB1150-B399-4F1A-94CA-E7037B6567D8.jpeg

El presidente Hipólito Mejía inició ayer un proceso de consultas a las bases del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) sobre su proyecto reeleccionista, pero diversas fuentes aseguraron que algunos dirigentes medios expresaron al mandatario que les es difícil promocionarlo debido al descontento de la población por los efectos de la crisis.

El mandatario se reunió con cerca de un centenar de cuadros medios y de bases del PRD de la región 2, que comprende gran parte de los sectores de la zona norte de la capital, en el local del Sindicato de Trabajadores de la Corporación Dominicana de Electricidad (SITRACODE), ubicado en la calle Mauricio Báez, en la barriada capitalina de Villa Juana.

Al final, se originó un incidente cuando oficiales de la escolta del presidente Mejía trataron de frenar la salida de muchos de los participantes en el encuentro y éstos reaccionaron con violencia, forcejeando con las escoltas militares e intercambiando insultos y amenazas.

El Presidente Mejía, que se encontraba a pocos pasos del incidente, subió a su jeepeta y se retiro del lugar, no sin antes ser testigo de manifestaciones de disgustos de algunos dirigentes medios, uno de los cuales rompió un papel frente al vehículo presidencial.

Mejía asistió al encuentro acompañado del secretario de Interior y Policía, Pedro Franco Badía y pidió a los dirigentes medios que le informaron sobre la situación específica en cada una de sus zonas, dijeron fuentes que pidieron mantener sus nombres en reserva.

Ana Bertilia Cabrera, presidenta de la Asociación de Organizaciones Populares, le informó al Presidente Mejía, según fuentes presentes en el encuentro, que a los dirigentes les era difícil promocionar la reelección en medio de tantas quejas de la gente.

Cabrera, según las fuentes, habría aconsejado al Presidente, disponer algunas medidas populares, tales como la rebaja de los alimentos, las medicinas y el gas propano. “Hay que rebajar los precios de por lo menos diez artículos, de la medicina y el gas”, habría dicho.

“Yo no soy mago”, le habría respondido el presidente Mejía, quien recordó que el gobierno mantiene operativos para contrarrestar los altos precios a través de los mercados de productores y las ventas populares del Instituto de Estabilización de Precios (INESPRE).

“Aprendan de Cuba, que en Cuba se hace cola”, agregó el mandatario, según dirigentes medios consultados que insistieron en mantener sus nombres en secreto.

Mejía habría dicho, además, que son las bases del PRD a las que les compete luchar para que el partido se mantenga en el poder, pues son éstas “las que van a perder sus puestos” en las diversas dependencias del gobierno.

“Yo no necesito puesto. A mí me ha cambiado hasta el color de la piel”, habría comentado el jefe de Estado.

A los periodistas no se les permitió el acceso al local. Mientras se celebraba el encuentro, se presentó frente al local de Sitracode la señora Sonia Cabrera, brotando sangre de la cabeza.

Aseguró que la herida se la había producido un militar con la culata del fusil mientras compraba alimentos en un mercado de productores de INESPRE, ubicado cerca del lugar.

El mayor general Carlos Díaz Morfa, jefe del Cuerpo de Ayudantes Militares, se hizo cargo del caso y ordenó a dos oficiales que fueron al lugar, acompañado de la señora y arrestaran al militar que le había producido la herida.

[b]EL INCIDENTE[/b]

El encuentro terminó poco antes del mediodía. A la salida, el presidente Mejía se detuvo frente a la puerta del local para saludar a dos jóvenes mormones y posar con ellos para una foto. En ese momento, el grueso de los participantes intentaba abandonar el local, pero eran frenados por un puñado de oficiales de la escolta presidencial.

En un momento, los oficiales perdieron el control frente al empuje del grupo de dirigentes medios que llegó a forcejear e intercambiar insultos con las escoltas militares.

Algunos dirigentes medios perredeístas expresaron a voz en cuello su inconformidad por haber sido empujados. Mejía abordó rápidamente su jeepeta y frustró los intentos de periodistas de diversos medios interesados en entrevistarle sobre el desayuno que sostuvo en la mañana con el subsecretario del Tesoro de los Estados Unidos, John Taylor.

Un hombre se colocó frente a la jeepeta del Presidente y sacó un papel del interior de un sobre y lo rompió de mala manera. “Miré, lo rompí, lo rompí”, vociferó con cierta indignación.

Mientras la jeepeta presidencial se retiraba del lugar, un señor gritó al mandatario: “Ya traiga esa gente de Irak, ya esa gente cumplió su misión, Presidente!

Mejía, probablemente, no escuchó la voz del hombre, quien obviamente se refería a la presencia de militares dominicanos en Irak.