Bashar al Asad pide más tiempo; Siria sigue sumida en la violencia

DAMASCO. AFP. El presidente sirio Bashar al Asad rechazó la idea de una zona desmilitarizada en Siria para proteger a los refugiados y se mostró inflexible en su voluntad de vencer la rebelión tras de 17 meses de un conflicto devastador contra su régimen, en declaraciones difundidas este miércoles en televisión.  

Mientras Siria sigue devastada por la violencia, Asad mostró claramente que no está dispuesto a ceder, a pesar de los numerosos llamamientos a abandonar el poder.   “Puedo resumir (la situación) en una frase: avanzamos, la situación en el terreno es mejor, pero todavía no hemos ganado. Esto necesita todavía tiempo”, dijo en una entrevista a la cadena privada Ad Dunia, favorable al régimen, que será difundida íntegramente este miércoles.   El presidente, que presume del apoyo de la mayoría de la población para acabar con los rebeldes, admitió “numerosos errores” de su régimen pero aseguró que, pese a ello, existía “un vínculo sólido” entre el poder y el pueblo.

En vísperas de una reunión ministerial del Consejo de Seguridad de la ONU, el jueves en Nueva York sobre la ayuda humanitaria a los refugiados sirios, Asad consideró “irreal” el proyecto de una zona desmilitarizada en Siria propuesta por las potencias occidentales y Turquía.   Rusia exigió una “investigación imparcial” en Siria tras el atentado sangriento del martes cerca de Damasco y el hallazgo, dos días antes, de cientos de cuerpos después de una ofensiva del ejército en la zona, informó el miércoles el ministerio de Relaciones Exteriores.