Basura en el hermoso malecón capitaleño

La avenida George Washington, conocida popularmente como Malecón, es considerada uno de los lugares más hermosos con que cuenta el país. Pero la basura que “adorna” algunos tramos la afea. ¿Dónde está el cabildo?

El Malecón de la Capital esta convertido en un vertedero en el  tramo que abarca desde la  avenida José Núñez de Cáceres hasta el  kilómetro 12 de la carretera Sánchez.

El cúmulo de basura, de desechos de todo tipo de construcciones y de ramas de árboles secos, le quitó el esplender a esta zona de la autopista 30 de Mayo.

El trayecto de esta parte del Malecón, en el Distrito Nacional, dejó de ser cuidado y embellecido por parte de las autoridades municipales.

El deterioro que presenta el lugar es total. Desde que se llega al elevado de la Núñez de Cáceres esquina 30 de Mayo, frente a la Feria Ganadera, se perciben los montones de basura y de hierba seca.

La arrabalización del entorno del Malecón, en la parte suroeste de la ciudad, parte desde que termina el perímetro de la caseta donde funciona el Helipuerto de Santo Domingo.

 La avenida 30 de Mayo no cuenta con iluminación en un  trecho de más de un kilómetro, desde la Núñez de Cáceres, lo que aumenta los niveles de inseguridad en la zona.

También tiene un tramo de la calle en mal estado, también desde la Núñez de Cáceres.

Contraste.   El Malecón de la 30 de Mayo recibe un trato desigual a El Malecón de la avenida George  Washington, en la parte este, donde se concentran los hoteles de Santo Domingo, los espacios turísticos y los dos obeliscos.

El Malecón de la George Washington está limpio, con los bancos en buen estado, palmeras podadas y se higieniza el entorno de los arrecifes. Su mantenimiento radica en que es el área propia de los desfiles de carnaval y militar, al que asiste el presidente de la República el 16 de agosto de cada  año, para lo que se cierra la vía. Por el contrario, el Malecón de la capital que corresponde a la avenida 30 de Mayo es ahora un mirador de desperdicios.  Cristian Encarnación, un estudiante de música que solía practicar la lectura musical  y a tocar su guitarra debajo de una mata de almendra del Malecón de la 30 de Mayo, dice que espanta el abandono que presenta el lugar.

Una pareja que se desplazaba por este punto en la mañana de ayer y que rehusó ser identificada, indicó  que el Ayuntamiento del Distrito Nacional dejó de asear estos espacios desde que sus autoridades ganaron las elecciones, hace dos años.

Bancos rotos y caballos.  Las tormentas de los últimos años han causado la rotura de los bancos del Malecón de la 30 de Mayo.

 Los asientos de cemento, muchos de los cuales fueron reparados, perdieron pedazos del asiento donde la gente acostumbraba a reposar.

Muchos tienen las varillas fuera y partes desprendidas. Además, algunas de las áreas verdes de este Malecón suelen ser ocupadas por animales que pastan, como caballos, y por perros realengos. 

Zoom

Requiere semáforo

Con carácter de urgencia se necesita la instalación de un semáforo en la avenida 30 de Mayo, próximo a Casa de España, donde por falta de un sistema que dirija el cruce de los vehículos ocurren accidentes de tránsito y en el sector Invi. A la altura   del kilómetro 10 de la carretera Sánchez, los  accidentes se registran con la misma frecuencia, porque se precisa de un semáforo para controlar los giros de los vehículos.