Basureros en las calles afectan salud de la gente

POR ALTAGRACIA ORTIZ GOMEZ
La permanente acumulación de basura en la capital se ha convertido en fuente de contaminación, en criadero de ratas, insectos y microbios que afectan de manera importante la salud de la población, aseguró ayer el doctor Julio Amado Castaños Guzmán. Dijo que ha visto un incremento en la demanda de servicios de salud en lo concerniente a problemas respiratorios.

Manifestó que comparte la preocupación de los ayuntamientos en torno al manejo de los residuos biológicos procedentes de los hospitales y clínicas, pero afirmó que actualmente eso no representa el principal problema que afecta la salud de la población.

“El problema actual que se está viviendo en los servicios de salud es la gran cantidad de pacientes que llegan con problemas respiratorios y en la piel resultado de la contaminación por el cúmulo de basura y la proliferación de roedores, e insectos como cucarachas”, dijo.

Opina el doctor Castaños, presidente del Patronato del Hospital General Materno Infantil de la Plaza de la Salud, que el conflicto que hay entre el cabildo y los recolectores de basura debería ser resuelto cuanto antes.

RESIDUOS HOSPITALARIOS

Señaló que para resolver el problema de manejo de los residuos biológicos de los hospitales se necesita  una política de regulación, que el país no tiene para los hospitales públicos, pero que eso no ocurre así con la mayoría de los centros privados y los descentralizados que se manejan con patronatos, que sí tienen  una política para el manejo de tales residuos.

Aseguró que los hospitales públicos que están ubicados en zonas capitalinas y del interior circundados por vecindarios donde no hay una política de recogida de basura de parte del cabildo es muy difícil de aplicar esa política, porque el manejo de esos residuos necesita una estructura, pues no es solamente su recogida sino en ver qué se puede hacer con ellos.

Manifestó que tanto para el Centro de Diagnóstico, Medicina Avanzada y Telemedicina (CEDIMAT) como para el hospital General Materno Infantil se tiene un incinerador con todos los requerimientos de ley donde van a parar todos los residuos biológicos, como son los resultantes de cirugía, amputaciones, órganos, partos, entre otros.

“Esos no van al vertedero sino que se incineran, y luego la basura la tenemos contratada con empresas privadas”, dijo.

MEDICAMENTOS FALSOS

En otro orden, al referirse a los medicamentos falsificados que se expenden en el país, Castaños Guzmán señaló que hay es una situación que se puede resolver con voluntad política.

En su opinión, el problema radica en que las grandes casas farmacéuticas que están representadas por firmas auténticas asuman su responsabilidad y tengan un control sanitario y de producción tanto para la industria farmacéutica local como para los importadores de medicamentos.

Dijo que hay un segmento que ha ido en crecimiento en los últimos años de suplidores de medicamentos que no tienen registro sanitario ni un registro nacional de contribuyentes, siendo industrias fantasma, que venden medicamentos falsificados a farmacias y distribuidores a precios muy bajos y eso crea una competencia basada en un producto que no es real.