Batalla contra la lepra: diagnóstico,tratamiento y su prevención

21_09_2015 HOY_LUNES_210915_ ¡Vivir!5 C

La lepra es una enfermedad infecto contagiosa, crónica, con un largo período de incubación, propia del hombre, no hereditaria, endémica, curable y producida por el Mycobacterium lepra e (bacilo de Hansen). Ataca piel, nervios periféricos y otros órganos. La buena noticia es que es curable en la mayoría de casos.
Se trata de una de las enfermedades más antiguas y, aunque ya es curable, no se ha podido erradicar. Al año, República Dominicana presenta aproximadamente 150 casos nuevos de personas con esta enfermedad.

A propósito de celebrarse en septiembre el “Mes de Lucha contra la Lepra”, el patronato de lucha contra esa enfermedad, a través del Instituto Dermatológico Dominicano y Cirugía de Piel “Doctor Huberto Bogaert Díaz”, presentó un brochure informativo sobre ese mal, titulado “Lo que todo dominicano debe saber sobre la lepra”, según explica en el mismo el dermatólogo Juan Periche Fernández, director del Control de la Lepra RD Instituto Dermatológico y Cirugía de Piel (IDCP), cada año se diagnostican nuevos casos de lepra en nuestro país. Es también necesario que se sepa que la mayoría de ellos son diagnosticados temprano para obtener cura sin daños permanentes. El tratamiento y cuidado ofrecido a cada uno es de calidad, destaca el especialista.

El doctor Periche aclara que la lepra es una enfermedad curable causada por una bacteria y que ninguna clase social está exenta de ser afectada. La mayoría de las personas en contacto con esta bacteria padecen de la enfermedad porque su sistema inmune no destruye la bacteria causante. “Una minoría de los infectados sí tendrán la erupción de la piel con pérdida de la sensación de ciertas áreas como manos y pies. Y sin tratamiento pueden llegar a aparecer deformidades”, dice.

Entorno social. La experiencia de ciertas regiones del mundo sugiere que la disminución de la pobreza, buena alimentación y educación pueden disminuir el número de casos con lepra.

Diagnóstico. El dermatólogo explica que los pacientes con lepra son diagnosticados cuando tienen varios años infectados y empiezan a presentar manifestaciones como las descritas: erupciones y anestesia. Cualquier persona con lesiones en piel y pérdida de la sensibilidad debe buscar ayuda médica de inmediato.
Para confirmar el diagnóstico de lepra se le realizan al paciente muestras de piel para biopsia y para bacteriología, también se realizan evaluaciones clínicas y de laboratorio. Todos estos se realizan en las instalaciones del IDCP.

Lepra lepromatosa. Las lesiones en piel son numerosas, presentando cuatro formas: nódulos o lepromas, máculas, infiltraciones, y úlceras. Los lepromas constituyen las lesiones típicas, aunque no son frecuentes.

Tratamiento. El tratamiento de la lepra consiste en tres antibióticos que deben ser tomados por un periodo de tiempo que va desde seis meses hasta dos años. Este tratamiento, gratuito por cooperación de la Organización Mundial de la Salud, la Fundación Nipona y Novartis, elimina la bacteria causante rápidamente, mientras el paciente puede seguir su vida rutinaria. Poco después de empezar este tratamiento el paciente deja de ser contagioso. Los pacientes sin tratamiento frecuentemente sufren daños de los nervios y pérdida de la sensación de frío, calor y dolor de manos, pies y ojos, que son las causas de las mutilaciones.

La prevención de estas complicaciones incluye la supervisión frecuente a los pacientes y el uso de sus medicamentos.

ZOOM

Síntomas

La lepra es una enfermedad curable. Si se trata en las primeras fases, se evita la discapacidad. Según el dermatólogo Juan Periche Fernández, en una primera etapa, el periodo de incubación de la lepra es muy lento, de modo que los afectados pueden permanecer asintomáticos. Sin embargo, lesiones cutáneas, manchas o nódulos pueden alertar al paciente… “una mancha en tu piel puede ser lepra”. Por eso recomienda que ante cualquier sospecha se le realice un examen físico completo al paciente.

El tratamiento es ambulatorio, e incluye el uso de distintos antibióticos combinados. El paciente tratado puede seguir haciendo su vida normal.