BC flexibiliza política monetaria estimular economía

Ramón Nuñez Ramírez

Las presentes autoridades del Banco Central han sido proactivas para flexibilizar la política monetaria cuando ha sido necesario estimular la economía, especialmente cuando no hay posibilidad de estímulos fiscales, pero también ha sabido adoptar una postura restrictiva cuando hay riesgos inflacionarios y la política fiscal es expansiva o adoptar una posición neutra como lo fue en los últimos meses.
Desde el año 2009 el Banco Central en varias ocasiones ha liberado recursos del encaje legal, es decir el porcentaje de las captaciones que el sector financiero mantiene en el órgano regulador, pero en la medida que el encaje legal ha perdido importancia como instrumento para garantizar los recursos a los depositantes, esas sucesivas liberaciones han reducido de forma importante el porcentaje del encaje legal y ello disminuye los costos del sector financiero y por ende de los usuarios del crédito.
En vista de que las autoridades advirtieron que a partir del primer trimestre de este año, luego de un crecimiento del PIB de 5.7%, podría estarse gestando una ralentización de la economía, sometieron y la Junta Monetaria aprobó en su Sesión del 30 de mayo la liberación de recursos del encaje legal por un monto de RD$29,209.7 millones con la finalidad de ser canalizados a los sectores productivos, como los exportadores, manufactura, agropecuaria, adquisición de viviendas, comercio, pymes, así como también al consumo, a una tasa de interés fija de 9% a seis años.
Con esa resolución se redujo en 1% el encaje legal, permitiendo liberar RD$10,286 millones más RD$18,923.7 millones que fueron reintegrados al BC el 8 de mayo de este año, luego del vencimiento de la liberación de encaje legal aprobado por la JM en mayo de 2013. Gracias a estas sucesivas reducciones del encaje legal en el caso de los bancos múltiples ha pasado de 20% a 11.1% y las demás entidades financieras de 15% a 6.9%.
Como el Banco Central dispone de otros instrumentos, procedió en la reunión de Política Monetaria de finales de junio, a reducir la tasa de política monetaria de 5.5% a 5.0%, 50 puntos básicos, con esta medida se envía un mensaje al sector financiero y gracias a los mecanismos de transmisión de la política monetaria veremos en un par de meses que tanto las tasas activas como pasivas de las entidades financieras, especialmente los bancos múltiples se van a reducir y eso favorece la demanda por nuevos préstamos.
Además en la sesión de la Junta Monetaria del jueves 27 de junio, autorizó liberar RD$5,154.9 millones adicionales, equivalente al 0.5% del encaje legal de los bancos múltiples y las asociaciones de ahorros y préstamos, con la finalidad de ser dirigidos a los denominados financiamientos interinos a los promotores de viviendas, a una tasa máxima de interés de 9% anual fija a dos años. Con esta medida se dinamiza la construcción ya que se trata de recursos dirigidos a la construcción de nuevas unidades.
Obviamente que el Banco Central puede flexibilizar la política monetaria porque cuenta con el espacio suficiente ya que la inflación anualizada a mayo fue de apenas 1.31%, muy por debajo del límite inferior de la meta de inflación para este año de 4.0%±1.0%.
A pocas semanas de las medidas se aprecian resultados pues mientras el Indicador Mensual de Actividad Económica (IMAE) en enero-marzo fue de 5.7%, el de abril, en términos anualizados, cayó a 3.3%, en mayo se recuperó a 5.3% y en el periodo enero-mayo el crecimiento fue de 5.1%, de igual forma mientras los préstamos en moneda nacional al sector privado en el periodo diciembre- abril estaban creciendo en 1.19% en diciembre-junio el aumento fue de 4.0%. Si el panorama político se despejara y se eliminaran las incertidumbres, con estos estímulos monetarios de seguro la economía volvería a crecer por encima de su potencial y podría cerrar este 2019 en un entorno cercano al año pasado.