BCRA habría pedido a bancos privados mejorar tasas depósitos

6D_Economía_21_1,p01

Con la inflación en alza por dos meses consecutivos, el banco central de Argentina solicitó a bancos privados que operan en el país mejorar las tasas pagadas a ahorristas por sus depósitos, según cuatro personas con conocimiento directo del tema.
El ente emisor contactó informalmente a representantes de las entidades que operan en Argentina, de acuerdo a estas personas. La solicitud, que busca anclar al sistema financiero y contener el consumo en un año de elecciones presidenciales, fue el tema central en un encuentro el 14 de marzo, según tres de las personas consultadas, que pidieron no ser nombradas porque la información no es pública.

La oficina de prensa del banco central declinó hacer comentarios. Voceros de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) y de la Asociación de Bancos Argentinos (Adeba) declinaron comentar sobre las reuniones.

El ente emisor busca reducir la diferencia superior a 20 puntos porcentuales entre la tasa Leliq a 7 días -en casi 64 por ciento- y el rendimiento pagado por ahorros a 30 días mayores a 1 millón de pesos (tasa Badlar, hoy en 42,25 por ciento). El spread es un tanto menor si el ahorrista tiene depósitos por encima de 20 millones de pesos, que en promedio reciben 45,25 por ciento, según una encuesta del banco central.
Las conversaciones tuvieron lugar luego que la inflación del país subió a un ritmo anualizado de 51 por ciento en febrero, superando las expectativas de analistas. El alza en el costo de vida presionó al tipo de cambio, motivando al BCRA a reducir los pesos en circulación y aumentar 17,86 puntos porcentuales su tasa de referencia en el último mes. Hasta ahora los bancos no han ajustado en la misma magnitud los retornos que pagan a los ahorristas.

“El banco central está preocupado por achicar el spread” entre tasas, comentó Diego Chameides, estratega de Banco de Galicia y Buenos Aires SA, quien no participó en las reuniones del organismo. “Una brecha menor le permitiría hacer menos esfuerzo para transmitir su política monetaria”

Los bancos no ven motivos para subir las tasas de depósitos en tanto la demanda de préstamos está cayendo en términos reales ante una desaceleración de la economía. A esto se le suma la diferencia de plazos entre la Leliq y los ahorros que genera incertidumbre para fijar rendimientos ante una tasa de política monetaria muy volátil.

Medidas en la lupa. La reticencia del sector a acompañar el incremento de la Leliq llevó a los funcionarios del banco central a evaluar alternativas que incentiven a los bancos a implementar cambios.

El BCRA considera al menos tres posibles medidas para ayudar a cerrar la brecha de tasas pasivas y activas, según las personas. Extender el vencimiento de las Leliq para acercarlo al de los plazos fijos y permitirle a los bancos invertir en estos papeles una mayor porción de sus encajes, actualmente 18 por ciento del stock total de plazos fijos.

Una tercera opción es disminuir el nivel de estos requisitos de liquidez para reducir los costos de intermediación.
El banco central está analizando la posible implementación de una de estas medidas, comentaron las personas.
Sin demanda
“No hay demanda de crédito y no todos los bancos quieren crecer en depósitos para colocarlos en Leliq. Mucho menos lo harían para no ganar nada de spread”, dijo Juan José Ciro, director financiero del Banco CMF. Si bien Chameides admite que el rezago entre tasas es importante, estima que el spread de tasas se reducirá con el tiempo. “El riesgo de esperar a que el mercado acomode las tasas es que los ahorristas no se vean compensados, y prefieran dolarizarse,” agregó. “El banco central busca evitar esa volatilidad cambiaria”, expreso Ciro.