Béisbol Chiquito

RAMON CUELLO

República Dominicana terminó la segunda ronda con un juego ganado y dos perdidos, lo que le impidió dar el paso a las semifinales del Clásico Mundial de Béisbol. Esto, claro está, provocó un verdadero derrumbe en el ánimo de los dominicanos, quienes fueron estremecidos por la eliminación.
Yo insistiré en que el partido que perdimos de Puerto Rico y Jadier Molina nos desubicó y jamás pudimos dejarlo en el olvido, a pesar de la sentencia del dirigente Tony Peña, quien dijo que “regresaremos”. ¡Nunca lo hicimos!
Ya los boricuas pasaron, y estábamos pendientes del partido de anoche entre USA y Japón, para sacar al acompañante de los boricuas.
Dependiendo de lo ocurrido anoche, los norteamericanos y puertorriqueños estarán buscando su primer título, mientras que Japón su tercero de cuatro que se han celebrado.
Cualquiera de los tres combinados tiene suficientes herramientas para quedarse con la corona de esta cuarta versión del clásico.
Puerto Rico es el equipo que se ve con más hambre para quedarse con la corona. Si nos fijamos bien, ellos están en una posición igual a los dominicanos cuando logramos ganar en 2013.
Esta es la segunda oportunidad seguida que ellos están en las finales y son los que han bailado pegao para ganar.
Es una novena cargada de jugadores jóvenes y veteranos y están en un buen momento para irse para la Isla del Encanto con la corona.
En cuanto a los dominicanos, que hace rato fueron descalificados, se encontraron con una realidad y fue que no batearon con hombres en base. ¡Un desastre! Especialmente con el futuro salón de la Fama Adrián Beltré, quien no conectó un hit.
Para contacto @ramoncuello02.