Béisbol chiquito. Ramón Cuello

RAMON CUELLO

El caso de la Lidom y los comenteristas deportivos
Pensaba escribir sobre las pasadas elecciones de la ACD, porque aún me falta tocar tres temas que para mí son importantes. Uno sobre el equipo de narración y comentaristas de los Leones y el otro en torno a colegas que quisieron pescar en río revuelto. Pero como hay un tema importante en el ambiente, que es la acusación que le hace el Comité de Ética de la Lidom a los narradores y comentaristas que supuestamente realizan su labor borrachos, ahí le dejo la posición de la ACD.
El Consejo Ejecutivo de la Asociación de Cronistas Deportivos de Santo Domingo (ACD), como entidad que agrupa a los profesionales de la crónica deportiva, rechaza el recurso anti-ético y poco fértil de la Comisión de Ética y Disciplina de la Liga Dominicana de Béisbol (LIDOM) al rendir un informe con acusaciones generalizadas sobre el comportamiento del personal de transmisión de los juegos de los equipos por radio y televisión.
La dirección de la ACD indica que “cabe a la ética lo honesto y con la denuncia pública de que miembros del personal de transmisión de los equipos realizan sus labores en estado de embriaguez” o con un exceso de uso de bebidas alcohólicas”, la comisión de LIDOM incurre en lo contrario, pues consideramos una deshonestidad que se generalice una supuesta inconducta cuando esta comisión se ha tomado bastante tiempo en una investigación que la conduce a determinar comportamiento tan impropio”.
Y dice la ACD que el organismo, apéndice de la Liga, representado por los doctores Ysócrates Peña y José Alberto Ortiz, pudo dirigirse a los equipos que contratan su personal.