Belleza  &  Salud
Mala práctica médica

http://hoy.com.do/image/article/302/460x390/0/0EB5253F-7EBD-4F24-8D13-5DB8E9C42AA9.jpeg

POR LAURA CAMINERO
Es muy penoso que en nuestro país todavía estemos sujetos a la mala práctica médica de profesionales de la salud y sea con nosotros que hagan sus “experimentos”.

Hace poco acudí a la emergencia de una clínica reconocida por un malestar que sentí en el estómago. Luego de  las analíticas correspondientes se determinó que tenía una infección intestinal y esta me producía dolores de estómago y nauseas, me suministraron varios medicamentos entre ellos el  “primperan”.

Regresé a la casa y al cabo de unos diez minutos comencé a sentirme muy mal, desde sudoración, temblores, falta de aire, taquicardia y en un momento hasta sentí que todo me daba vueltas, imagínense tuve que volver nuevamente a la emergencia y cuando llegué la reacción del médico a pesar de que visiblemente podía apreciar mis síntomas, fue “que nada de lo que me pusieron allí causaba esas reacciones”, yo le dije que lamentablemente el último medicamento que me suministraron antes de salir de la emergencia fue lo que me provocó estos malestares.

Tuve que ser ingresada de emergencia  y se determinó que efectivamente el primperan que está compuesto por metoclopramida suele dar esas y otras reacciones a quienes lo utilizan y debe advertírsele al paciente de sus efectos además de que no debe ser administrado de manera ambulatoria por su uso delicado.

Buscando en Internet y conversando con algunos especialistas pude investigar que este componente puede producir “Un choque anafiláctico” que es la más severa forma de reacción alérgica que puede afectar al cuerpo entero. Ocurre cuando una persona ha sido expuesta a alguna sustancia que le causa alergia. La reacción puede ocasionar problemas respiratorios, pérdida de la conciencia e incluso la muerte. El choque anafiláctico es una emergencia médica que requiere tratamiento médico inmediato y seguimiento por un profesional de la salud.

Precisamente estos síntomas tuve, les aseguro que  pensé que no iba a poder resistirlo, puedo confesarles que fue un milagro de Dios que pude sacar fuerzas y regresar a la clínica, sino creo que no les estaría contando. Tengan  pendiente los medicamentos que utilizan y las reacciones adversas, si no nos cuidamos nadie lo hará.