Beltré, bateador singular y con otro gran año

ARLINGTON. Adrián Beltré es un pelotero con peculiaridades.

Beltré se encarga de apelar al umpire de primera cuando aguanta un swing. Hace una especie de bailecito cuando un lanzamiento es ceñido al cuerpo o a sus pies. Y el tercera base dominicano detesta que le toquen la cabeza, algo que sus compañeros en los Rangers de Texas hacen caso omiso sin piedad.

“Así soy yo”, dijo Beltré. “Lo hacen cuando hago algo bueno. Es un momento que estoy esperando. Estoy contento porque he hecho algo bueno para el equipo. Pero sigue sin gustarme”.

Aunque quedó fuera del equipo de la Liga Americana en el Juego de Estrellas por primera vez en cuatro temporadas, Beltré batea para .316 con 21 jonrones y 55 impulsadas. Lleva siete jonrones en 13 juegos este mes, en cada ocasión estrujando sus hombros al entrar a la cueva al prepararse para recibir las palmadas.

“Somos un equipo que se divierte y ese es uno de los momentos que se disfrutan cada vez que dispara un jonrón”, relató David Murphy. “Por más que lo odie, pareciera que lo goza al mismo tiempo”.

Con 34 años, Beltré cumple su 16ta temporada en Grandes Ligas. Tenía apenas 15 años cuando en 1994 firmó con los Dodgers, y debutó en Los Angeles cuatro años después.

“Sigue siendo el mismo, juega de la misma forma”, dijo el mánager de los Medias Blancas de Chicago Robin Ventura.