Bemoles Cumbre G-7

Bemoles Cumbre G-7

Biden soslayó el protagonismo ruso en Crimea, Irán, Ucrania y Siria

La recién finalizada Cumbre G-7 realizada en Londres, Inglaterra, que presume tratar y superar diferencias entre los países con mayor poder económico planetario, surgió los bemoles de que no fue para acoplar esas diferencias, sino centrarlas entre Estados Unidos y Rusia, disponiendo el primero sin fundamentos, que China es una amenaza mundial, diplomáticamente omitida por todos.

El presidente chino, Xi Jin-ping, con absoluta propiedad, estimó exagerada la ocurrencia de su homólogo norteamericano Joe Biden, partiendo de la realidad que el temor de la Unión Europea no es China, sino Rusia, con quien el presidente Biden distendió la confrontación con su homólogo ruso Vladimir Putin, enfatizando no habrá otra Guerra Fría, nueva versión de Adiós a las armas de Hemingway.

El expresidente ruso Mijail Gorbachov, el ilustre estadista que cerró 73 años de atrasos y sufrimientos y barbaries del comunismo, saludó la forma pragmática con la que los dos estadistas delinearon los intereses de los dos gigantes tecnológicos y armamentistas, concernientes al tema nuclear y el control cibernético.

No así el sesgo económico, que Rusia no presenta contendor frente a EEUU, contrario a China, emergente potencia económica que rivaliza solo con EEUU, carente de providencias pasibles de neutralizar ni superar al gigante chino, fundamento de las diferencias y los tremendismos expresivos de Biden, concernientes a la insostenible amenaza mundial de China, especificada en su exponencial crecimiento bursátil.

El presidente Biden soslayó el protagonismo ruso en Crimea, Irán, Ucrania, Siria, también eludió tratar barbarie israelí con palestinos, puntos nodales paz planetaria.

Solo China fue para Biden el villano en Cumbre G7, con el curioso mutis del resto.
La Cumbre G7 fue un cenáculo para concertar acuerdos EEUU-Rusia, y el resto fue ignorado.