Beneficios industria petrolera caerán tres veces por precios

cuadro

De los Servicios de Hoy

Las previsiones de beneficio del conjunto de la industria petrolera -todas las firmas con el seguimiento de al menos cinco analistas, incluyendo las productoras, distribuidoras y empresas de servicios- apuntan a que, entre todas, este año ganarán casi 110.000 millones de dólares, mínimos no vistos desde el año 2003, a causa de la caída en los precios del petróleo.

Esta cifra supone más de un tercio de lo que consiguieron ganar en 2011: aquel año, cuando el petróleo cotizaba por encima de los 100 dólares, consiguieron superar los 290.000 millones de dólares, una cifra nunca vista.

Ahora, el rebote de más del 40% desde los mínimos del año que llegaron a experimentar el Brent y el West Texas ha sido un espejismo para el balance de estas compañías, ya que los dos barriles han vuelto a retroceder hasta mínimos anuales. La historia no ha cambiado en el mercado del petróleo: la situación de sobreproducción sigue más que vigente y la recuperación que logró el precio se ha perdido.

La vuelta del barril iraní al mercado ha generado ventas en el parqué, además de los niveles récord de producción de la OPEP -Organización de Países Exportadores de Petróleo-, que durante el mes de julio alcanzó una media de 31,5 millones de barriles al día durante todo el mes. Ni siquiera un aumento de la demanda mundial hasta los 93,97 millones de barriles en mayo -máximos desde agosto de 2014- según la Agencia de Información Energética, ha sido suficiente para aumentar el apetito del mercado por el oro negro.

Desde los 290.000 millones de dólares de beneficio en 2011, estos han ido deteriorándose año tras año: en 2012 ganaron casi un 14% menos, ya que la industria se embolsó un total de 250.000 millones de dólares aproximadamente.

En 2013, el deterioro interanual fue superior al 8% y las petroleras cerraron el año con ganancias en torno a los 230.000 millones.

Sin embargo, 2014 llegó con muy malas noticias para los inversores alcistas en petróleo, ya que la desaceleración económica global coincidió con el rápido avance de la producción de crudo en el mundo, impulsado principalmente por el aumento de la extracción en Estados Unidos, gracias a la técnica de la fractura hidráulica.

A pesar de que la demanda siguió siendo fuerte, la sobreproducción generó una caída del barril europeo de casi el 60% desde verano de 2014, lo que terminó presionando los beneficios del sector hasta el entorno de los 150.000 millones de dólares, mínimos desde el año 2009, tras el fuerte desplome que generó la caída de Lehman en el precio del crudo -el Brent cayó un 75% entre julio y diciembre de 2008, hasta el entorno de los 36 dólares, un precio que no ha vuelto a tocar.

Las europeas pueden respirar. Si se analiza la previsión de ganancias para 2015 de las 10 firmas más grandes del sector, los expertos encuestados por FactSet destacan cómo las petroleras europeas conseguirán incluso aumentar sus ganancias en 2015. Y es que no hay que olvidar que el efecto divisa juega un papel importante en este mercado: mientras los costes de las petroleras europeas son todos en euros, el barril Brent, de referencia en Europa, se comercializa en dólares. Así, las subidas del dólar durante los últimos meses están suponiendo un colchón para las firmas europeas.
En cuanto a Repsol, los expertos creen que en 2015 logrará incrementar sus beneficios un 37% interanual y alcanzará los 1.845 millones de dólares. La compra de Talisman anunciada el pasado mes de mayo por 10.400 millones de euros empezó a aportar resultados al balance de la compañía en el segundo trimestre.