Betty “Mi hijo es lo mejor que me ha pasado”

http://hoy.com.do/image/article/835/460x390/0/E0F986D5-4817-4958-8075-7DDF1C67C979.jpeg

Mientras Betty Gerónimo acudía a un chequeo rutinario en compañía de su esposo Francisco Fernández, alcalde de Santo Domingo Norte, y su madre Fresolina Santana sintió  unas contracciones fuertes.

Ese día -el 14 de mayo pasado- cuando a la exbailarina del programa “Divertido con Jochy”  aún le faltan  tres semanas para dar a luz, su primogénito Francisco Ángel decidió que era el momento para que sus padres por fin le conocieran.   

“Mi bebé nació prematuro, y eso es muy peligroso. Como mi niño tenía dos circulares y estaba muy bajito, mi ginecólogo decidió no esperar más tiempo y me hicieron una cirugía de emergencia”, señala Betty. Al nacer, su bebé pesó 6 libras y media.

    Aunque Francisco Ángel gritó fuerte, a los 10 minutos de nacer entró en crisis pues no podía respirar muy bien. Inmediatamente fue ingresado a la sala de cuidados intensivos, en donde estuvo por  nueve días.

 “Yo no sabía lo que estaba pasando. Mi esposo y mis familiares no me dijeron toda la verdad. Al  día  siguiente de dar a luz, cuando fui a verlo y me lo encontré con todos esos aparatos,  me desmayé”, recuerda, mientras agradece a su ginecólogo  y a la pedíatra   los cuidados brindados tanto a ella como a su pequeño.

Durante esos días, la conductora del programa de temporada “Una segunda oportunidad”  estuvo muy triste al no tener consigo a su hijo. El momento más fuerte, y que debió soportar  con estoicismo, fue tener que dejar a Francisco Ángel en la clínica cuando a ella le dieron el alta.

    “Yo lloraba todos  los días y oraba. Mi familia completa estaba en cadena de oración. Cuando yo lo iba a visitar le decía que lo quería,  que lo estaba esperando, y le cantaba.  Hubo un momento en que no aguanté y me desplomé”.

   El nombre.  El pequeño lleva de segundo nombre Ángel, porque eso es lo que él representa en su vida. Ella siempre encomendó su bebé a Dios porque su embarazo fue muy delicado. Estuvo interna en cuatro ocasiones.

  “Francisco Ángel es lo mejor que me ha pasado en la vida. Me inspira un amor diferente. Vivo por ese bebé”, afirma e indica que a su esposo le pasa lo mismo: él lo carga, lo mece, juega con él y  lo duerme sobre  su pecho.

Quiere más hijos.  El niño ya se encuentra bien y Betty ya piensa en aumentar la familia. “Yo me entretengo mucho con él, ya estoy pensando en darle una hermanita”, afirma asegurando que  ser madre es algo que disfruta al máximo.