Bezos vs. Musk: la nueva “Guerra de las Galaxias”

Dibujo

De Bloomberg

Durante los últimos 15 años, la empresa Blue Origin de Jeff Bezos ha sido el gran misterio de la industria espacial.

La compañía de cohetes, fundada por el fundador de Amazon.com, recibió atención por el respaldo que le dieron personajes multimillonarios y ocasionales videos de pruebas de lanzamiento que cautivaban a los frikis del espacio. En su mayor parte, sin embargo, Blue Origin evitaba la publicidad y, francamente, no parecía estar a la altura en los logros de sus pares, en particular SpaceX de Elon Musk.

Pero es ahora muy claro que Blue Origin está lista para ser el centro de atención y que una emocionante y moderna carrera espacial está en marcha.

Recientemente, Blue Origin envió su nave New Shepard al espacio y trajo el cuerpo del cohete de regreso a la tierra. La nave espacial aterrizó a sólo cuatro y medio pies de donde despegó, a pesar de los vientos cruzados de casi 200 kilómetros por hora.

“Ahora tenemos bajo nuestro resguardo, en nuestro centro de lanzamientos en el oeste de Texas, la más rara de las bestias: un cohete utilizado”, dijo Bezos en un comunicado. “La reutilización completa es un cambio en las reglas del juego, y no aguantamos la espera para cargarle combustible nuevamente y hacerla volar otra vez”.
En la actualidad, Space Exploration Technologies (SpaceX) de Musk es el proveedor de bajo costo de los lanzamientos de cohetes, con precios de 60 millones de dólares para poner cargas en el espacio.

La esperanza es que los cohetes reutilizables podrían un día bajar ese precio a los US$6 millones por lanzamiento. Con esos precios, la industria espacial comercial cambiaría para siempre haciendo viables los viajes espaciales para turistas, investigadores y muchas empresas por primera vez. La animosidad entre las dos empresas y sus fundadores continúa creciendo.

La hazaña de Blue Origin viene con varios detalles; en primer lugar, fue sólo una prueba. Blue Origin aún tiene que completar su primer lanzamiento de un cohete pagado por un cliente; el New Shepard está dirigido al turismo espacial, para llevar a la gente al borde del espacio, donde pueden pasar unos minutos sin gravedad antes de regresar a la tierra; la ingeniería necesaria para enviar un cohete que coloque un satélite en órbita o lleve suministros a la Estación Espacial Internacional es mucho más exigente, así como también lo es la física detrás del aterrizaje en la tierra de un cohete de esas características.

Por otra parte, SpaceX ha aterrizado con éxito cohetes mucho más grandes, igualmente sólo en pruebas y después de breves vuelos. También ha estado muy cerca en un par de ocasiones para el aterrizaje de su cohete en una barcaza flotante en el océano después de enviar cargas útiles comerciales al espacio. Pero SpaceX no se pudo ejecutar un aterrizaje exitoso en un vuelo real antes de que Blue Origin lograra su hito.

La animosidad entre las dos empresas y sus fundadores continúa creciendo. En Twitter, Musk felicitó brevemente a Bezos y luego emitió una serie de mensajes de seguimiento en los que explicó que SpaceX tiene un proyecto de ingeniería más complejo y que otros grupos han aterrizado en el pasado vehículos “suborbitales”. En este caso, que llame a Blue Origin un jugador “suborbital” es como decir “Tu ingeniería es débil, ‘bro’”.